España | Cataluña

Puigdemont confirma que, en 2017, convocará el referéndum o 'elecciones constituyentes'

puigdemont-diada-11s

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha subrayado el día después de la Diada que sólo impulsará el referéndum, al que ha evitado adjetivar como unilateral, si es "factible" y su resultado es "vinculante", mientras que, si este no fuera el caso, convocaría "elecciones constituyentes" para septiembre.

En una entrevista en Catalunya Ràdio, Puigdemont ha dejado claro que todos los pasos y modificaciones en la hoja de ruta soberanista se deben decidir conjuntamente con los "72" diputados independentistas, incluyendo a Junts pel Sí (JxS) y la CUP.

Ha remarcado que el referéndum es "el mejor instrumento aquí y en todo el mundo", pero ha señalado que "si se puede hacer se tiene que hacer con todas las garantías".

"Si es factible, seguro e integrador no lo rehuiremos; hay que seguir insistiendo al Estado", ha afirmado el presidente catalán.

Al ser preguntado si sólo se celebrará el referéndum si es acordado con el Estado o si en cambio podría ser unilateral, Puigdemont ha respondido: "No he dicho sólo si es pactado con Estado, he dicho si es factible".

En todo caso, ha manifestado "pocas esperanza" de que el Estado se abra a acordar un referéndum y, en este sentido, ha achacado el "bloqueo" político en España al hecho de no querer dar respuesta a las "demandas catalanas", por falta de "coraje y valentía" de los líderes de los grandes partidos españoles.

Puigdemont ha evitado la palabra "unilateral", que sólo atribuye al Estado porque cree que es el único que ha actuado de esta manera al rechazar el referéndum, pero ha remarcado que éste debe ser "factible" y "vinculante".

"Si hay un referéndum, tiene que ser vinculante, que tenga los estándares aceptados por el mundo en participación y validación del resultado; debe superar todas las pruebas de estrés", ha afirmado.

El jefe del gobierno catalán ha señalado que "los referéndums se ganan con más del 50%" y ha aseverado que no aceptarán "reglas del juego" de una parte -el Estado- que no quiere negociar, pero si finalmente se abriera a conversar, ha dicho que sí que estaría dispuesto a pactar porcentajes mínimos en resultados y participación.

Si finalmente se descartara el referéndum, Puigdemont mantendría la hoja de ruta actual, con unas elecciones "constituyentes" tras las cuales, en caso de victoria independentista, Cataluña pasaría a actuar, ha afirmado, "de facto" como un Estado.

Previamente, ha incidido el presidente, el Govern y el Parlament tienen que terminar el trabajo legislativo de las leyes de "desconexión" para antes de junio o julio, con el objetivo de que no haya "un salto al vacío".

Sea un escenario u otro, Puigdemont ha señalado que se convocarían elecciones o referéndum "no más allá del septiembre", un plazo flexible porque podría haber algún "desplazamiento puramente técnico" si algunos aspectos no están preparados a tiempo.

"Caerá sobre él todo el peso de la ley"

El ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, ha replicado este lunes al presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, que el referéndum independentista, ya sea pactado o no, es ilegal y que, por tanto, caerá "todo el peso de la ley" sobre quien cometa cualquier irregularidad en este sentido.

"Una consulta pactada no existe en nuestro ordenamiento jurídico. La clave está en la soberanía nacional, que reside en todos los españoles, no sólo en una parte", ha afirmado Catalá, en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press, después de que Puigdemont hablara ayer de referéndum pactado como solución al problema catalán.

"Nunca va a ser posible, con la Constitución actual, que una parte decida lo que quiere ser. Lo decidimos todos. Puigdemont no tiene capacidad para hacer lo que él considere; todos estamos sometidos a las reglas del juego".

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.