Los terroristas de Barcelona se iban de putas mientras cobraban ayudas sociales

terroristas barcelona

Al menos tres de los terroristas que protagonizaron los atentados de Cataluña el 17 y 18 de agosto acudieron a locales de prostitución por las noches mientras durante el día acumulaban los materiales para fabricar el explosivo y las bombonas de butano en la casa que ocupaban en Alcanar. Dos testigos, un cliente de un local de la vieja carretera N-340 cercano a Alcanar y una joven prostituta que trabaja en la misma zona, han declarado a la Guardia Civil que tres de los criminales "frecuentaron" esos locales el mismo verano de los atentados, según publica El Periódico desde fuentes de la investigación.

Esos dos testigos, cuyas declaraciones no están en los 21 tomos del sumario que ya no están bajo secreto, coinciden en que quienes acudían con cierta asiduidad en busca de sexo de pago eran los tres miembros más relevantes del comando, o los mayores: el autor del atentado de la Rambla, Younes Abouyaaqoub; el jefe militar del comando, Mohamed Hychami, y su lugarteniente, Youssef Aalla. Son las mismas tres personas que dormían habitualmente en la casa de Alcanar los dos meses previos a que esta explotara y empezaran los atentados.

Los tres tenían hermanos pequeños en el comando que, según las investigaciones practicadas hasta ahora, no les acompañaban en sus visitas a los burdeles. Fuentes del caso confirmaron que el imán y jefe espiritual del grupo, Abdelbaki Es Satty, tampoco acudía a esos lugares cercanos a Alcanar y ubicados en la antigua carretera N-340 donde hay una docena de locales en apenas 69 kilómetros entre Alcanar y Oropesa. Es Satty murió en la casa de Alcanar. Younes fue abatido en Subirats y Hychami y Aalla murieron en el ataque a Cambrils.

Consumo "recurrente" de pornografía

El análisis realizado por la Guardia Civil a dispositivos electrónicos recuperados a algunos terroristas de Cataluña también muestra que realizaban un "consumo recurrente de pornografía", según explican fuentes de la investigación. Entre otros, el teléfono móvil que el jefe militar del comando dejó en una furgoneta tras sufrir un accidente de tráfico entre la matanza de la Rambla y el ataque a Cambrils. Hychami tenía en su móvil cientos de búsquedas por internet sobre cómo fabricar explosivos y conseguir venenos, incluso compras de bombonas de butano por wallapop, pero también conservaba muchos archivos que contenían "pornografía para adultos". Sobre todo, contenido descargado de páginas web que alojan fotos y vídeos sexuales de páginas web.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.