España | Cataluña

Los independentistas y Podemos votan en el Parlament no acatar la Ley española

 quim torra president parlament

El Parlament ha votado en contra de suspender a los seis diputados procesados por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena. La Cámara catalana ha rechazado acatar la orden del magistrado con los votos de las tres fuerzas independentistas (Junts per Catalunya, ERC y la CUP) y los de Catalunya en Comú, la coalición de izquierdas dirigida por Ada Colau y en la que también está representada Podemos. Lo explica El Mundo en su crónica.

Las fuerzas constitucionalistas se han negado a votar al considerar que el Parlament no puede someter a votación resoluciones judiciales, sino simplemente acatarlas. Los diputados del PP y Ciudadanos han optado por abandonar la Cámara para mostrar su disconformidad e Inés Arrimadas ha anunciado una querella contra el presidente del Parlament, Roger Torrent, y el resto de miembros de la Mesa que decidieron trasladar al Pleno la resolución del Tribunal Supremo.

Trampas independentistas

La treta de las fuerzas independentistas ha consistido esta vez en someter a votación dos puntos. El primero planteaba suspender a los parlamentarios procesados, entre los que se encuentra Carles Puigdemont y Oriol Junqueras. Independentistas y comunes han rechazado unidos obedecer a Llarena, aunque los votos del partido de Colau no eran necesarios aritméticamente.

El segundo punto planteaba que los "derechos" de los diputados procesados puedan ser ejercidos por otros parlamentarios. La CUP se ha negado a respaldar esta solución, al entender que de facto el Parlament está aceptando sustituir a los parlamentarios afectados por la resolución de Llarena. Los comunes, por el contrario, han respaldado también la segunda parte del ardid propuesto por Junts per Catalunya y ERC.

Inicialmente, los letrados sostuvieron que este segundo punto debía aprobarse por mayoría absoluta, pero tras comprobar que el 'no' de la CUP lo hacía imposible, dieron por buena la mayoría simple, fórmula por la que finalmente se ha aprobado. Trampas hasta el final. La democracia es lo que digan ellos. Si no les gusta la Ley, se la saltan, pero recuerda: el fascista eres tú.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.