Los españoles aportan 165 millones de euros para que Barcelona organice el MWC

 mwc-barcelona

El conjunto de los contribuyentes españoles hacen un notable esfuerzo a fondo perdido para que Cataluña albergue y retenga el congreso mundial de móviles.

El Gobierno central es el garante del desembolso de al menos 165 millones de euros de subvención ante GSMA, la asociación londinense de las grandes operadoras internacionales que organiza el congreso. Más de la mitad de esta cifra está aún pendiente de pago y se trata de subvenciones «no reintegrables», según consta en los informes económicos de la Fundación Mobile World Capital que preside Ada Colau y confirman ex altos cargos del Gobierno central, según publica en exclusiva el diario El Mundo.

Esta aportación arrancó en 2011 cuando el congreso de móviles se venía celebrando en Barcelona tras dejar previamente Cannes y, a la vista del éxito, diversas ciudades europeas se dirigieron a GSMA para albergar en el futuro el principal congreso de telecomunicaciones del mundo. Fuentes del equipo del entonces ministro de Industria del Gobierno del PSOE, Miguel Sebastián, aseguran que Múnich particularmente ofrecía importantes subvenciones «y hubo que igualarles para retener el congreso en Barcelona». Se dispararon así los compromisos del Estado.

Sebastián se impuso con apoyo del presidente Zapatero y el Ministerio de Industria firmó un acuerdo por el que aportaría anualmente 5 millones de euros de los Presupuestos del Estado blindados a cualquier intento de recorte posterior. Además, era garante último de que la Generalitat de Cataluña y el Ayuntamiento de Barcelona aportaran otros 5 millones cada uno. El contrato vencía en 2018, pero ya en 2015, el ministro de Industria del Gobierno del PP, José Manuel Soria, aceptó renovarlo hasta 2023 en los mismos términos. El resultado es que el Estado habrá aportado a fondo perdido 55 millones entre 2012 y 2023 y garantizado otros 110 de las otras dos administraciones.

Es la capital catalana la principal beneficiaria del negocio inducido y creación de empleo generada, aunque el Mobile World Congress es el congreso internacional más importante que se celebra en España. Fuentes del equipo de Sebastián aseguran que el papel del Gobierno central fue «fundamental» para retener en Barcelona este evento.

Además, en el contrato figuran cláusulas que liberan a la organización de salir de Barcelona si no existe estabilidad.

El esfuerzo del Estado se complementa con la concesión de «los máximos beneficios fiscales» a las empresas que, como Telefónica hacen aportaciones a la organización. También hay dinero estatal para proyectos relacionados como el Mobile Acceleration Hub, una incubadora de nuevas empresas a la que el Ministerio destinó 1,75 millones de euros.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.