Jordi Sánchez y Jordi Cuixart se niegan a declarar porque 'no reconocen' a la Audiencia Nacional

jordi-cuixart-jordi-sanchez

Este viernes, 6 de octubre, se ha visto una de las primeras imágenes judiciales derivadas y consecuencia directa del 'procés'.
Jordi Sánchez, presidente de la ANC, Jordi Cuixart, líder de Òmnium Cultural y el mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, han desfilado por delante de la Audiencia Nacional, tras ser citados a declarar investigados por un posible delito de sedición, tras los incidentes de la madrugada del 20 de septiembre en Barcelona.

Los dirigentes de las dos asociaciones independentistas, Sánchez y Cuixart, se han negado a prestar declaración ante el juez acogiéndose precisamente a sus derechos constitucionales (qué curioso).

Como han venido repitiendo en numerosas ocasiones, ni la ANC ni Òmnium reconocen ya la legislación española, y se someten, según sus propias palabras, única y exclusivamente a "los poderes del Parlament" que emanan de "la soberanía del pueblo de Cataluña".

Una legalidad paralela hecha a medida. A pesar de esta clara postura de presión y desacato al Tribunal, la juez Carmen Lamela no ha dictado medidas cautelares y ha permitido que los tres imputados puedan volver a Barcelona.

La DUI los hará libres

La esperanza de Sánchez y Cuixart: que el president Carles Puigdemont haga la declaración de independencia unilateral la semana que viene y queden, según la propia 'Ley de Transitoriedad', indultados y libres de cualquier delito vinculado con la secesión.

Los caminos del 'procés' son inescrutables. Y las tragaderas del Estado también.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.