Enfrentamientos entre independentistas y catalanes normales en el homenaje a las víctimas del 17A

independentistas monarquicos 

Unos 50 independentistas y alrededor de un centenar de monárquicos se han increpado mutuamente tras el homenaje oficial a las víctimas del 17A. Se han intercambiado reproches, insultos, consignas y gestos obscenos en la parte alta de La Rambla, en el mismo lugar donde el terrorista Younes Abouyaaqoub irrumpió hace hace un año con una furgoneta para atropellar a los transeúntes que se encontró a su paso. Triste recuerdo de una trágica efeméride. Los Mossos d'Esquadra se han desplegado para separar a ambos bandos.

Los soberanistas eran una parte de los que han marchado en silencio por la parte baja de La Rambla, convocados por los Comités de Defensa de la República (CDR), mientras que los españolistas habían atendido a la llamada de Unión Monárquica para congregarse a favor del Rey cerca de la fuente de Canaletas, en el extremo más cercano del paseo donde ocurrió el atentado con Plaza Cataluña, epicentro del acto institucional de homenaje.

Instantes antes, la policía catalana había cortado durante unos minutos el paso a algunos de quienes han secundado la marcha de signo antimonárquico cuando, ya concluida la manifestación, querían tomar dirección hacia Plaza Cataluña. Finalmente, la policía les ha dejado pasar y, minutos más tarde, se han vivido las escenas de tensión.

Los independentistas han mostrado los carteles contrarios al Rey que se han exhibido durante su manifestación. También algunos de ellos han desplegado estelades y algunos constitucionalistas los han recibido haciendo ondear rojiguladas, coreando vivas a España y al Rey y haciendo sonar la Marcha Real. Uno de ellos ha gritado «traidores» reiteradamente a los opositores a la presencia del Monarca en Cataluña, mientras que algunos de los seguidores de los CDR han respondido con cánticos favorables a los 'Països Catalans'. Algunas personas se han encarado y la policía se ha puesto entre medio para rebajar la tensión. 

Los concentrados no han entonado consignas durante el recorrido, pero sí han portado pancartas contra Felipe VI como «Cataluña no tiene rey» y otras repartidas por la organización en catalán, castellano e inglés con lemas como «Felipe, quien quiere la paz no trafica con armas» o «CNI, Gobierno español, queremos respuestas».

La organización también ha repartido una octavilla con la efigie de Felipe VI junto al eslogan «Sus guerras, nuestros muertos», asociando al Monarca con el tráfico de armas con países como Arabia Saudí, y el lema «Sin los presos políticos y exiliados, este acto es una estafa». Cuando la marcha se acercaba al mosaico de Miró, se ha colgado en un edificio una gran lona con un lazo amarillo y un mensaje a favor de los reclusos del 'procés'. Algunos de los presentes han coreado la consigna «Ni rey ni miedo».

Homenaje a las víctimas... a palos.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.