El Estado rechaza ponerle escolta a Puigdemont

puigdemont cat

Si un policía nacional, guardia civil o mosso d'esquadra viera a Carles Puigdemont debería detenerlo y no darle escolta. Es la conclusión de fondo que se desprende de la resolución del Ministerio del Interior en la que se rechaza la petición del Govern para que mossos d'esquadra prestaran protección en el extranjero al expresident catalán.

La decisión del Ministerio del Interior se basa en un informe de la abogacía del Estado al que ha tenido acceso El Periódico y que da dos argumentos principales: tras la "suspensión en las funciones y cargos públicos que estaba desempeñando"Puigdemont dictada por el Tribunal Supremo, éste ha perdido su condición de "autoridad pública".

Y además, se añade en la respuesta del ministerio, el 'expresident' está en situación "de rebeldía... por haber eludido la acción de la justicia, fugándose a terceros países y desobedeciendo la orden de prisión provisional" contra él.

El Gobierno responde así a la petición que recibió el 19 de julio por parte del nuevo director general de la Policía catalana, Andreu Joan Martínez i Hernández. En una carta enviada al Ministerio de Exteriores y también a la secretaria de Estado de Interior, Ana Botella Gómez, el alto cargo del Govern explicaba que había recibido "el encargo del departamento de Presidencia de la Generalitat de organizar un servicio de protección del anterior Presidente de la Generalitat, Molt Honorable Carles Puigdemont".

'Expresident' o diputado suspendido

En su carta, el alto cargo del gobierno catalán se acogía para conseguir la escolta oficial a la ley 6/2003 del Estatuto de Expresidentes de la Generalitat, donde se establece que será el Govern el que deberá "adoptar los servicios de seguridad que se consideren necesarios" para los exjefes de Gobierno catalán. Añadía que había comunicado esa "voluntad de protección en el extranjero" para Puigdemont "a la instructora de Embajadores, María Sáenz de Heredia Alonso" para que se prestara ese servicio en Alemania y Bélgica.

El Ministerio del Interior no atiende esos argumentos y no se fija tanto en la cualidad de 'expresident' de Puigdemont sino en su condición de diputado suspendido, procesado y con una orden de detención vigente en España. Desde su salida hacia Bélgica, Puigdemont ha contado con la protección de mossos d'esquadra que lo han hecho de forma voluntaria y aprovechando periodos de vacaciones o permisos laborales. Uno de ellos, Lluis Escolá, acaba de ser nombrado asesor del departamento de Interior de la Generalitat.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.