El Estado cubrirá la deuda bancaria de 685 millones de euros de la Generalitat

junqueras-santamaria

En el actual clima de deshielo con los nacionalistas, el Gobierno central en funciones acepta una vieja reivindicación de la Generalitat de Cataluña y le da un nuevo balón de oxígeno financiero.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha ofrecido que el Estado asuma la deuda bancaria a corto plazo de la Generalitat catalana, tal y como venía reclamando desde hace meses su vicepresidente económico, Oriol Junqueras, que la cuantifica en 1.600 millones de euros.

Así lo ha trasladado en una reunión en Moncloa ante la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, según confirman fuentes de la Generalitat, que lamentan que el compromiso no ha quedado concretado para una aprobación próxima en el Consejo de Ministros.

Lo que sí se ha comprometido Montoro a llevar este viernes, por ahora, es la autorización a Junqueras de un endeudamiento a corto plazo de 685 millones, lo que la Generalitat considera positivo, pero insuficiente.

Lo importante para Junqueras es que el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) cubra a partir de ahora esta deuda acumulada con BBVA, Santander, la Caixa y Sabadell. No quiere decir que Cataluña deje de deber ese dinero, sino que, cuando se formalice el cambio, se lo deberá al FLA y no a las entidades financieras afectadas, que ven así mucho más seguro el recobro del préstamo.

Se trata de una deuda a corto plazo procedente de antes de 2012 y que no había sido amparada por el FLA, así que se venía renovando con dificultades por la Generalitat hasta el punto que motivó una degradación de su calificación de solvencia por parte de Standard&Poors el pasado marzo.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ya había prestado su apoyo a que Junqueras pudiera convertir esa deuda a corto plazo por deuda a largo y, por tanto, cubierta ya por el Estado, en un famoso viaje exprés al aeropuerto del Prat el pasado 8 de marzo, pero Montoro no había dado hasta ahora su visto bueno.

Para el Ejecutivo central, la ayuda supone un nuevo gesto de distensión en sus relaciones con la Generalitat, un deshielo que empezó con la reunión en la Moncloa entre los presidentes Mariano Rajoy y Carles Puigdemont el pasado abril. A esta interpretación contribuye el hecho de que la cita haya coincidido con las negociaciones para la investidura y se haya producido 48 horas después de los votos regalados de CDC al PP y Ciudadanos en las votaciones de la Mesa del Congreso.

Junqueras ha acudido este 21 de julio a Moncloa para reunirse con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría y el propio Montoro.

En el Ejecutivo aseguran que no será necesario ampliar la dotación del FLA, actualmente en 23.000 millones, para atender este nuevo compromiso de la Generalitat, que copa un tercio del reparto del fondo de rescate estatal.

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.