Cataluña declarará la INDEPENDENCIA unilateral

independencia

Con o sin referéndum. La Generalitat tiene ya preparado el mecanismo para activar la secesión inmediata de Cataluña del resto de España si el Gobierno central impide que se celebre la consulta para la independencia, prevista para finales de septiembre o principios de octubre.

El diario El País ha tenido acceso al borrador secreto de la Ley de Transitoriedad Jurídica, la conocida como ley de ruptura. Se trata de un documento que aspira a funcionar como constitución provisional catalana durante el plazo de dos meses que, según recoge el mismo texto, tendría el Parlament para poner en marcha un proceso constituyente que desembocará en la "república parlamentaria" de Cataluña. "Si el Estado español impidiera de manera efectiva la celebración del referéndum, esta ley entrará en vigor de manera completa e inmediata cuando el Parlamento constate este impedimento", afirma la disposición final del borrador.

Las tensiones cada vez mayores dentro del bloque soberanista se han convertido en una competición por ver quién va más allá en sus planteamientos, y han actuado como catalizador para acelerar un viaje sin retorno. Apenas una decena de personas —bajo la coordinación del exvicepresidente del Tribunal Constitucional, convertido ahora al independentismo, Carles Viver Pi Sunyer— han manejado en los últimos meses el manual de instrucciones para poner en marcha la independencia de Cataluña. Su lectura demuestra que los últimos movimientos políticos —la presencia este lunes en Madrid del president Carles Puigdemont para ofrecer por última vez un acuerdo al Gobierno central que permita celebrar la consulta o la invitación previa de Mariano Rajoy al líder catalán para que acuda a debatir al Congreso de los Diputados— son gestos retóricos para cargarse de razón ante el grave desafío institucional que se avecina.

Ya hay fecha: 1·X·2017, referéndum de independencia de Cataluña

El documento dedica un apartado a la regulación del referéndum y desvela la pregunta: "¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente de España?". La intención expresada en el texto es que esta parte del articulado entre en vigor antes incluso que el resto para poder celebrar la consulta, y señala que una mayoría de votos a favor, por reducida que sea, y sin un límite mínimo de participación, ratificaría la decisión y la haría vinculante.

Varias veces se refiere a sí mismo el borrador como "ley fundacional", y a lo largo de sus páginas se especifica de manera exhaustiva —aunque plagada de lagunas legales e incógnitas— hasta el último detalle de la ruptura: quiénes serían ciudadanos catalanes y cómo sería posible obtener la nacionalidad; qué leyes españolas permanecerían en vigor y cuáles dejarían de estar en vigor automáticamente; cuál sería el destino de los funcionarios de la Administración General del Estado que residan en Cataluña; qué pasaría con los contratos de obra o servicios públicos firmados por el Gobierno central y con los inmuebles propiedad del Estado español.

La mayoría independentista del Parlament ha impuesto ya una reforma del reglamento que permitiría la aprobación exprés del texto en trámite de lectura única. En apenas 48 horas, sin capacidad de reacción por parte de la oposición, la independencia se pondría en marcha.

Elecciones constituyentes y declaración de independencia

La desconexión se produciría en dos fases: El 11 de septiembre (Diada Nacional de Cataluña), las principales fuerzas independentistas aprobarían solemnemente una declaración unilateral de independencia. En ella, se daría visibilidad a la unidad de las fuerzas secesionistas, apoyadas por los representantes de la "sociedad civil", es decir, por los instrumentos que el Gobierno catalán ha venido utilizando para movilizar la calle en los últimos años: Asamblea Nacional Catalana (ANC), Òmnium Cultural, Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) y Asociación Catalana de Municipios (ACM).

La segunda fase emanaría directamente de las urnas. Está previsto que el president Carles Puigdemont "convoque elecciones constituyentes inmediatamente". En esas elecciones, se plantearía un voto útil para proclamar la independencia unilateral, de modo que, de facto, serían un referéndum de autodeterminación. De esta manera, y según el plan y las propias leyes previstas por los independentistas, "la DUI tendría efectos jurídicos al día siguiente de las elecciones constituyentes". Con ganar por un solo voto sería suficiente.

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.