Artur Mas y el juicio del 9N: 'Nos querían arrodillados, y nos tendrán de pie'

arturmas-6f

Artur Mas, Irene Rigau y Joana Ortega se sentarán este lunes 6 de febrero en el banquillo de los acusados por los delitos de desobediencia y prevaricación al impulsar el proceso participativo del 9 de noviembre de 2014. En vigilias del juicio, los tres encausados han comparecido este mediodía en rueda de prensa para asegurar que se encuentran serenos y firmes, a la vez que emocionados por el apoyo recibido.

El expresidente de la Generalitat y las dos conselleres han subrayado que no se sienten "culpables de nada, pero sí responsables" de permitir que la ciudadanía se expresara en las urnas. "Nos la jugamos en nombre de mucha gente", ha destacado Mas, aunque ha querido descargar responsabilidades en su propia persona: "El responsable político máximo del 9N soy yo, por lo que si quieren cargarse a alguien que sea a mí".

Aún así, el ex presidente ha aseverado que si la justicia española le inhabilita, "iremos a la justicia europea, porque no estamos dispuestos a considerar que nos inhabiliten por poner urnas". "No somos mártires ni héroes", ha dicho Mas para destacar que no quieren ser inhabilitados pero ha asegurado que "si nos inhabilitan llegaremos hasta la justicia Europea porque poner las urnas no puede ser un delito".

Ortega y Rigau se ha mostrado tranquilas, pero Mas algo más desafiante: "Nos querían arrodillados y nos encontrarán de pie; nos querían con la espalda doblada, y nos encontrarán con la espalda erguida; y nos querían con la mirada baja, y nos encontrarán mirando hacia delante".

Pese a la trascendencia del juicio de mañana, Mas ha señalado que no va a significar un punto de inflexión en el proceso soberanista "porque hace tiempo que éste está en marcha", pero se ha atrevido a matizar que lo que pueda pasar mañana "puede ser un acelerador para ensanchar la base soberanista de Cataluña", ya que se les juzga "por ayudar a poner urnas, la base de la democracia".

Ante las muestras de apoyo -más de 40.000 personas se han registrado para acompañarles hasta las puertas de los juzgados- los tres han destacado que con el 9N se "canalizó la petición de la gente". Además, han afirmado que con el proceso participativo Cataluña "perdió el miedo ante el Estado español, y ese día el país fue más libre precisamente por perder ese miedo".

Mas ha rechazado que la movilización de mañana sea un modo de presionar a la justicia. "Así lo dirán, incluso dirán que es coacción a los tribunales. Todo eso es falso. Si hay mucha gente que considera que este juicio es una vergüenza, ¿no tienen derecho a manifestar su opinión?"

Sobre Mas, el fiscal pide diez años de inhabilitación, mientras que para Ortega y Rigau son nueve. Con la etiqueta "#9Nsomostodos" y la inscripción "Lo volvería a hacer", el escenario donde se ha celebrado la rueda de premsa no es casual, ya que en el Museu de Història de Catalunya se conserva la estilográfica con la que el ex presidente firmó el decreto para la convocatoria de la consulta del 9N, que pocos día después suspendió el Tribunal Constitucional.

Por su parte, Ortega ha asegurado estar convencida de no haber cometido ningún delito y ha valorado la "determinación" de Mas: "Si no fuera por el president Mas el 9N no se hubiera celebrado". La ex vicepresidenta ha criticado la acción judicial, pues "siempre he creído en la ley de la razón, no del más fuerte; tapar los ojos y los oídos hace más hondo la brecha de la confianza".

Mas ha revelado que la defensa la han preparado conjuntamente y "conjuntamente demostraremos que lo que hicimos es lo que teníamos que hacer en defensa de la democracia, no de la independencia necesariamente". "Hicimos lo que teníamos que hacer, lo volveríamos a hacer y entraremos en el tribunal con la cara bien alta", ha sentenciado.

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.