España | Cataluña

8 concejales de Carmena se niegan a condenar el escrache de la CUP contra el PP

carmena-madrid

Ocho concejales de Ahora Madrid se han ausentado esta tarde del Pleno muncipal para evitar condenar el ataque de la CUP a la sede del PP en Barcelona. Pese a que sus escaños han permanecido vacíos durante la votación, la propuesta del grupo de Esperanza Aguirre en solidaridad con sus compañeros catalanes ha sido aprobada por unanimidad con el apoyo del resto de Ahora Madrid, el PSOE y Ciudadanos.

Entre los ediles que se han marchado del Hemiciclo de Cibeles al tratarse este punto del día están los 'seis díscolos' que en varias ocasiones se han desmarcado del resto de los miembros de su partido, como al negarse a exigir la liberación de los opositores venezolanos encarcelados el pasado mes de febrero. Se trata de Mauricio Valiente, Carlos Sánchez Mato, Pablo Carmona, Rommy Arce, Yolanda Rodríguez y Montserrat Galcerán.

A ellos se han unido en esta ocasión los concejales Guillermo Zapata y Celia Mayer, ambos ex delegados del Área de Cultura y Deportes. Los ocho se integraron en la candidatura de Ahora Madrid a través de la plataforma Ganemos, una de las familias de esta "agrupación de vecinos" -como la ha definido esta semana Carmena- patrocinada por Podemos.

Todos los representantes de la formación 'morada', en cambio, han permanecido en sus sitios durante la condena institucional al ataque de la sede del PP. Tampoco en esta ocasión se ha desmarcado de la disciplina de voto la alcaldesa, que en el último Pleno se sumó al PP y a Ciudadanos para apoyar una visita de los familiares del opositor venezolano Leopoldo López al Ayuntamiento en contra de la opinión de los suyos.

En la resolución aprobada por unanimidad de los grupos en el Pleno, se "rechaza firmemente la ofensa y la ocupación llevada a cabo por el grupo político Arran (Juventudes de la CUP) el pasado 27 de marzo en la sede del PP de Cataluña en Barcelona".

"El respeto a todas las formaciones políticas democráticas es la base de nuestro sistema constitucional", señala el texto. En él se argumenta también que "la discrepancia política e ideológica es la garantía del pluralismo", pero se apunta que ésta "no puede ser motivo para justificar la intimidación".

"En este sentido, el Pleno del Ayuntamiento de Madrid quiere sumarse a la la declaración institucional aprobada por los grupos parlamentarios de Cataluña, en la que reiteransu compromiso con el pluralismo y el respeto a todas las opciones políticas", concluye.

Escrache de la CUP a la sede del PP en Barcelona

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.