50.000 catalanes se manifiestan en Barcelona a favor de la unidad de España

manifestacion barcelona 

Más de 50.000 personas han llenado este domingo las calles del centro de Barcelona de banderas rojigualdas, en una manifestación a favor de la unidad de España que ha servido además para exigir al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, su dimisión inmediata y la convocatoria de elecciones generales, tal y como él mismo se comprometió en la presentación de la Moción de Censura que acabó derrocando al Ejecutivo del Partido Popular de Mariano Rajoy.

La protesta nació a iniciativa particular del empresario José Manuel Opazo, quien irónicamente se define a sí mismo como la “bestia humana” a la que el hoy presidente de la Generalitat, Quim Torra, dedicó un artículo de opinión publicado en 2008 por reclamar el uso del español a la aerolínea de un vuelo entre Barcelona y Suiza.

La concentración, que ha recorrido las princpales arterias de la Ciudad Condal tras la pancarta 'Recuperemos la dignidad', ha estado marcada por un amalgama de reivindicaciones. A favor de la unidad de España, para mostrar su rechazo a la negociación con el Govern de la Generalitat, por la dimisión de Pedro Sánchez y la convocatoria de elecciones generales o contra acuerdos con "terroristas". Al final de recorrido, se ha leído un manifiesto conjunto.

Tensión provocada por los 'antifascistas'

La cita ha servido para hacer visible el descontento y la situación de fractura social que sufre Cataluña. Aunque ha transcurrido sin incidentes reseñables, se han vivido varios momentos de tensión, provocados por un reducido grupo denominados 'antifascistas' que han intentado reventar la marcha. Ha sido necesaria la intervención de efectivos de los Mossos d'Esquadra y de la Guardia Urbana para evitar enfrentamientos.

En la cabecera, han compartido protagonismo el presidente de VOX, Santiago Abascal, su secretario general, Ortega Smith, azote judicial de los dirigentes del procés en prisión, Jordi de la Fuente, secretario de organización la formación identiaria Respeto, o representantes de Democracia Nacional y la Falange. A título personal, han acudido militantes y dirigentes locales del Partido Popular y de Ciudadanos, pese a que las dos formaciones no se adhirieron formalmente a la manifestación. Asociación cívicas, como la Fundación Denaes o Convivencia Cívica, también se sumaron a la marcha.

Los asistentes a la protesta han exigido al Ejecutivo socialista que rompa cualquier tipo de pacto “con los separatistas y los terroristas”, en clara referencia al acuerdo de investidura cerrado por Sánchez para ganar la moción de censura, que llevó al PSOE al poder, de la mano de los nacionalistas vascos y catalanes, y que hoy le pasa factura.

El ‘boicot’ de Ada Colau y el 'apagón' mediático

Las dificultades para la celebración de la manifestación por parte de Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, han sido denunciadas en los últimos días por los organizadores, quienes para preservar la viabilidad del evento han tenido que contar con un nutrido grupo de efectivos de profesionales del ámbito de la seguridad privada, estratégicamente situados en los laterales de la marcha.

La hoy politizada Televisión Española y los grandes grupos de comunicación de nuestro país han silenciado descaradamente la protesta, para intentar frenar su éxito de convocatoria.

Unas veinte mil personas han asistido a los discursos de cierre en la avenida María Cristina. La Guardia Urbana afirmó en un primer momento que tres mil personas habían respondido al llamamiento, para rebajar después en solo mil personas la asistencia. Como lo vuelvan a revisar, al final, no habrá ido ninguno. Nos toman a todos por idiotas.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.