España | Castilla y León

Las feministas queman en la hoguera, delante de niños, a un muñeco de Santiago Abascal

pelele abascal

Igual que las brujas en la época de la Inquisición... pero a la inversa. Ahora son las brujas las que queman en la hoguera a los herejes. Cosas de la era del pensamiento progre y la dictadura de lo 'políticamente correcto'.

La celebración de la festividad de Santa Águeda ronda cada año el 5 de febrero. Esta mártir siciliana fue elevada a los altares por la Iglesia Católica y se la considera patrona de los bomberos, de las enfermeras y de las pacientes de cáncer de pecho. Ahora, las feministas, en toda la provincia de Segovia, también la han convertido en un símbolo contra la violencia de género.

Este domingo, en la capital, con la presencia de la alcaldesa de la ciudad, la socialista Clara Luquero, se dio el pistoletazo de salida a las fiestas de este 2019. La pregonera, Paloma Maroto, concejala de Obras y Servicios del Ayuntamiento, abogó por eliminar "las diferencias entre hombres y mujeres", las oportunidades y diferencias salariales, "el techo de cristal" y por acabar con los "crímenes machistas". Sobre el origen extranjero del 90% de los agresores, ni palabra.

En Nueva Segovia fueron las mayordomas, Florentina Martín Sanz y Concepción Gutiérrez, quienes protagonizaron los festejos, primero en la iglesia de la Resurrección del Señor, y después en las calles del barrio llevando en procesión la imagen de la santa siciliana, seguidas por más de un centenar de mujeres (y unos cuantos hombres, entre ellos el presidente de la asociación de vecinos, Francisco Fernández-Caro), a pesar del frío y la amenaza de nieve.

Después, quemaron un muñeco, el tradicional 'pelele', que este año guardaba un cierto y más que sospechoso parecido con el líder de Vox, Santiago Abascal. ¡Qué cosas!

El único político que ha tenido la valentía de denunciar la mafia del lobby de la ideología de género y amenazar con acabar con las subvenciones y los chiringuitos feministas en toda España, lo queman en la hoguera. Precisamente las mismas que supuestamente abogan por la tolerancia, la democracia y la igualdad.

Ya sabemos cómo son estos progres. Puedes reirte de las víctimas del terrorismo, sonarte los mocos con la bandera nacional o cagarte en Dios y su santísima madre. La libertad de expresión que todo lo aguanta. Eso sí, no se te ocurra meterte con los gais, las feministas o los refugiados. Entonces eres un fascista redomado y tienes que morir en la hoguera. De momento, en forma de 'pelele'. Esperaremos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.