España | Castilla y León

El Supremo avala la relación de un ecuatoriano de 29 años con una niña de 14

ecuatoriano

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo anuló una sentencia de la Audiencia Provincial de Valladolid que condena a un hombre ecuatoriano de 29 años a cinco años y un día de cárcel por un presunto delito de abusos sexuales a una niña de 14 con la que había comenzado una relación sentimental consentida antes de que se reformara el Código Penal, en 2015.

La relación entre ambos comenzó en mayo de ese año y la ley que elevó la edad de consentimiento sexual de los 13 a los 16 años entró en vigor el 1 de julio de 2015.

En una sentencia, fechada el pasado 19 de octubre, el Alto Tribunal considera que los contactos sexuales mantenidos antes de la reforma de la ley "eran totalmente ajenos al derecho penal". En este sentido, calificó de "paradoja" el hecho de que una relación sentimental permitida por el derecho penal se convierta en "delictiva a raíz de la publicación de la reforma de 2015 en el Boletín Oficial del Estado".

La Sección Segunda de la Sala estimó así el recurso de casación interpuesto por el acusado J.G. contra la sentencia de la Audiencia Provincial, que le condenó por considerar "delictivos" dos contactos sexuales que mantuvo con la niña tras el cambio normativo. En concreto, el 20 de julio y el 16 de agosto de 2015.

La Audiencia Provincial argumentó su decisión advirtiendo de que hubo "un error de prohibición" en el acusado al pensar que actuaba dentro de la legalidad. Este tribunal consideró que el hombre en cuestión pudo haber conocido el cambio de legislación, pese a no ser español, por el tiempo que llevaba residiendo en España.

La representación legal del acusado alegó ante el Supremo que su cliente carecía de estudios y no estaba "habituado a la lectura de prensa, ni de contacto con medios de comunicación en informaciones de tipo legal" para poder conocer que la modificación de la norma.

El Alto Tribunal tumbó los argumentos de la Audiencia y criticó que "una decisión de política criminal -cuya legitimidad formal no es objetable-" condene "a la clandestinidad una relación afectiva que, más allá de la excepcionalidad con la que pueda contemplarse la diferencia de edad de sus protagonistas, ha nacido en un entorno social de tolerancia y, como tal, indiferente al derecho penal".

Es más, precisó que los fundamentos alegados por la Audiencia Provincial para condenar al hombre "supone aceptar que todo aquel que mantiene una relación sentimental fronteriza con los límites en los que el derecho penal sitúa la capacidad de autodeterminación sexual, está obligado a una consulta periódica de los boletines oficiales en los que se publican las reformas legislativas, con el fin de descartar que un cambio de política criminal lo haya convertido en delincuente sexual".

El hombre conoció a la niña en 2015, porque era la hija de un amigo, y empezó a contactar con ella en Facebook. En ese momento, los contactos sexuales consentidos eran legales, porque el Código Penal consideraba delictivas las relaciones mantenidas con menores de 14 años y la niña era mayor de esa edad.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.