España | Castilla-La Mancha

Oferta de empleo en Tarancón: prohibido españoles, solo para extranjeros

 oferta-empleo-tarancon

¿Alguien se imagina qué pasaría si a una empresa de nuestro país se le ocurriera la descabellada idea de publicitar una oferta de trabajo en la que indicara explícitamente que está "prohibido para inmigrantes" o "solo españoles, abstenerse extranjeros"?

Posiblemente, además de una lapidación mediática sin precedentes, tendría a todas las organizaciones no gubernamentales y a los partidos de izquierdas pidiendo su imputación judicial por discriminación, racismo y xenofobia. Incluso la Fiscalía podría sentarlos en el banquillo por un presunto delito de odio. Y de hecho, razón no les faltaría: la Constitución española, refleja, en el artículo 14 de su Capítulo segundo, dedicada a la carta de 'Derechos y libertades fundamentales' que (y citamos de forma y manera literal) "los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social". Por si quedaban dudas.

Sin embargo, y paradójicamente, los españoles hemos asimilado como algo lógico y natural ser siempre los últimos de la fila. Las estadísticas reflejan con claridad y nos venden como normal, que la mayoría de ayudas sociales sean para los inmigrantes. Incluso que copen más del 70% de la oferta de vivienda pública. Una circunstancia que ya nadie se atreve ni a poner en duda públicamente.

En España, se celebran manifestaciones antirracistas en pleno corazón de Madrid, en las que se prohibe la entrada "a todos  los europeos blancos". Los españoles tenemos tan arraigada y extendida la endofobia o el sempiterno pecado original que los complejos han substituido al más puro y estricto sentido común.

Hace unos días, la portavoz de la Plataforma Respeto en Cuenca, Inma Sequí, publicaba en su cuenta oficial de Twitter la fotografía de una curiosa oferta de empleo en la localidad castellana de Tarancón: "Se busca trabajadores extranjeros para planta de reciclajes de plástico". Y un número de contacto.

Si el anuncio ya levantaba más que evidentes sospechas, cuando ella misma llama por teléfono y solicita información, se rebasan sobradamente todos los límites inimaginables. 

La conversación, de apenas un minuto de duración, no tiene desperdicio. Pura poesía para los sentidos. 

Sequí: - Hola, les llamaba por la oferta de empleo...
Empresario: - Estamos buscando a chicos, no a chicas.
Sequí: - No les llamo por mí, les llamo por mi hermano.
Empresario: - ¿Tu hermano de dónde, de qué país?
Sequí: - De España
Empresario: - ¿Españoles?
Sequí: - Sí, mi hermano es español.
Empresario: - De momento no hace falta, ya está.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.