España | Castilla-La Mancha

Cierra una piscina en Toledo donde se detectó una 'ameba comecerebros'

piscina torrijos

La piscina cubierta 'Siglo XXI' de Torrijos (Toledo), en la que una menor se infectó en mayo de 2018 del parásito conocido como 'ameba comecerebros' y que permaneció cerrada por este motivo hasta el pasado mes de octubre, ha vuelto a cerrar sus puertas, tras la recomendación realizada por la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha.

Así lo ha dado a conocer este viernes en rueda de prensa el alcalde de Torrijos, Anastasio Arevalillo, quien ha recordado que, desde que el pasado octubre la Consejería confirmara que la piscina toledana volvía a ser apta para el baño, «periódicamente han continuado realizándose cada mes estrictos controles», cuyos resultados han sido óptimos, salvo en el último análisis, lo cual ha motivado «la recomendación, que no obligación, de cierre de estas instalaciones».

El alcalde ha recalcado que, nada más recibir dicha recomendación, el Ayuntamiento ha procedido a cerrar «inmediatamente» la piscina, en cuyo vaso pequeño se ha detectado un protozoo o ameba en su primera fase de crecimiento.

En este sentido ha explicado que estos parásitos tienen tres etapas de crecimiento, siendo en la tercera, en su fase adulta, cuando pueden producirse contagios, y ha detallado que el organismo que se ha detectado ha sido en su primera fase, en la de quiste, «sin conocerse aún en qué tipo de ameba podrá transformarse al desarrollarse», teniendo en cuenta que hay treinta tipos de amebas en las que podría derivar ese quiste y tan solo una de ellas es la peligrosa.

«A lo mejor dentro de dos o tres semanas nos dicen que lo que se está desarrollando es una ameba, no la perjudicial, sino otra de las veintinueve restantes, pero ante el indicio de que una de esas treinta está creciendo sin saber si es la más perjudicial o no, hemos decidido cerrar por precaución», ha señalado el alcalde de Torrijos.

Y ha remarcado que, «pese a las críticas que puedan lloverles por el cierre y que quizá pueda ser demasiada prevención, prefieren pasarse de precavidos y no correr ningún tipo de riesgo, pues no vamos a permitir que bajo nuestra conciencia haya alguien que pueda afectarse».

Arevalillo ha dicho también que, desde que en 2018, poco antes de iniciar la temporada de verano, se cerrara la piscina por el contagio de la menor (que se ha recuperado satisfactoriamente), se han extremado las medidas de seguridad y, además de invertirse 100.000 euros para mejorar las condiciones de la instalación, se han seguido todas las recomendaciones de subir el cloro y bajar la temperatura en el agua para evitar la aparición de organismos.

[Cierran la piscina de Ribarroja de Ebro porque la gente no para de cagarse dentro]

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.