España | Casa Real

Último plazo antes del 155: 19·X·2017 a las 10:00 horas

 soraya-moncloa

El Gobierno "lamenta" la respuesta por carta que el president Carles Puigdemont ha dado a su pregunta de si declaró la independencia el pasado martes.

"No era muy difícil decir sí o no a si había declarado la independencia", ha dicho la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, quien ha comparecido en el Palacio de la Moncloa de manera urgente para responder a la carta de Puigdemont.

Sáenz de Santamaría ha lamentado que Carles Puigdemont no haya aclarado si proclamó o no la independencia de Cataluña con una respuesta diáfana, y ha insistido en que su llamamiento al diálogo le resulta "poco creíble" fuera del orden constitucional.

El Gobierno activa así el segundo plazo del requerimiento, que vencerá el próximo jueves 19 a las diez de la mañana, para que Puigdemont rectifique y vuelva a la legalidad. Según confirmó, el presidente Mariano Rajoy le ha respondido ya con otra misiva al president catalán explicándole su posición.

"La respuesta de Puigdemont es inaceptable"

El Ejecutivo considera "inaceptable" la respuesta que ha dado el presidente de la Generalitat al requerimiento que le lanzó el pasado miércoles para que aclarara con nitidez si en su última intervención ante el Parlament, el mismo día 10, dio por declarada o no la independencia de Cataluña.

"Nadie le niega el diálogo pero debe hacerse dentro de la ley con la máxima claridad y en el Congreso. El diálogo no se exige se practica", ha afirmado Sáenz de Santamaría. Puigdemont, "sigue teniendo en su mano evitar que se aplique la Constitución".

La vicepresidenta ha explicado que el artículo 155 no es para suspender la autonomía sino para "reponer la legalidad y el ejercicio de la propia autonomía de acuerdo con los parámetros constitucionales y estatutarios".

Santamaría ha repetido que "no es difícil volver a la sensatez y dar una respuesta clara a los ciudadanos de Cataluña y del resto de España. Hay que cumplir la ley y ser sincero con los planteamientos", ha recalcado antes de asegurar que Puigdemont "tiene un grave problema".

A Puigdemont se le está dando un "campo amplísimo" que es "que plantee cuantas peticiones quiera en el Congreso. Que explique por qué no va al Congreso a plantear qué es lo que quiere y adónde quiere llegar. Cualquier demócrata entiende que es allí donde debe exponer y debatir sus planes", ha sentenciado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.