El carnet de conducir en la historia
Última actualizaciónVie, 03 Abr 2020 9pm

España | Canarias

El carnet de conducir en la historia

coche carnet conducir

Hoy en día el carnet de conducir o permiso de conducción es algo habitual entre los ciudadanos. No obstante, pocos saben que esta licencia para conducir se introdujo en España el 17 de septiembre del año 1900. Ese día la reina María Cristina firmó un decreto ley en el cual se establecían las pautas a seguir para la regulación de los conductores. Concretamente, reflejaba que los turismos debían ser matriculados y sus conductores quedaban obligados a poseer una autorización.

¿Cómo ha evolucionado en el carnet de conducir en España?

Estas primeras experiencias fueron dando paso a constantes modificaciones, adaptando la ley a las necesidades que se presentaban en cada momento de la historia. De esta forma, hemos llegado hasta nuestros días donde renovar el carnet de conducir en Tenerife no implica tener que desplazarse a la Jefatura Provincial de Tráfico. No obstante, aunque el carnet de conducir haya evolucionado notablemente, aún existen varias similitudes con las primeras licencias.

En tal contexto, en la década de los años 20 para poder optar al permiso de conducción eran necesarios una serie de requisitos muy similares a los actuales. Entre ellos, la necesidad de presentar un certificado médico en el que se refleja que el oído y la vista estaban en perfectas condiciones. Asimismo, certificaba que el portador de dicho documento tenía conocimientos de lectura y escritura.

¿Cuáles han sido las últimas modificaciones del carnet de conducir?

En Ese sentido, las últimas modificaciones que ha sufrido nuestro carnet de conducir afectan principalmente a su estética y tamaño. Hasta hace relativamente poco tiempo, alrededor del año 2004, se trataba de una amplia cartulina color rosa. De igual modo, el tipo de reglamento también se ha visto modificado y la incómoda presencia de los puntos del carnet también es una situación hasta cierto punto novedosa.

El carnet de conducir o permiso de conducción actual es similar a una tarjeta de crédito. Este nuevo formato pertenece a la reglamentación y uso de toda la comunidad europea, donde es apto en todos los países que la componen. En ese mismo orden, existen distintas clases de licencias que se ven modificadas al mismo tiempo que se modifica el reglamento.

De esta forma, las últimas variaciones del reglamento de tráfico han hecho que la licencia tipo A se divida en licencia AM, A1, A2 y A. Asimismo, para licencia de ambulancias y taxis es preciso el carnet BTP, y para camiones el C con sus correspondientes divisiones.

¿Cómo han cambiado las gestiones para su tramitación?

La manera de gestionarlo también se ha visto modificada. Actualmente se realiza mediante un sistema centralizado donde la Jefatura Provincial de Tráfico hace las veces de gobernador. A través de esta Jefatura, se designarán las pruebas pertinentes para cada clase de carnet. Asimismo, el carnet de conducir registra una durabilidad determinada en función de la edad y las aptitudes físicas del aspirante. En ese sentido, cobran especial valor los centros donde se realizan los reconocimientos médicos. Estos están homologados y capacitados para renovar el carnet de conducir sin necesidad de acudir a la Jefatura Provincial de Tráfico.


Titulares de portada

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.