Valtonyc, el mamporrero de Puigdemont, le desea la muerte a El Soro

valtonyc puigdemont

Existen personas de izquierdas, personas de derechas y personas que no lo tienen muy claro. Luego están los que ni deberían llamarse personas. Los miserables. Las ratas de cloaca, cloaca extranjera porque no tienen el coraje de volver a España a seguir siendo seres despreciables, consumidores inútiles de oxígeno en su propia tierra, aunque ellos se crean catalanes, se creen ratas catalanas pero son ratas españolas. Ratas fugitivas, cobardes.

Por la descripción creo que todos podéis deducir que nos referimos a Valtonyc

Personaje que utiliza Twitter para despreciar al resto del mundo porque en patética existencia no ha conseguido nada al igual que en su fallido intento de ser un “artista” musical.

Su último colapso mental tuvo como consecuencia un tuit donde refiriendose al torero “El Soro” y el delicado estado de salud de éste y la posibilidad de que tengan que amputarle una pierna, decía “¿Sólo la pierna? Habría que amputarle las orejas y el rabo también”.

Ante semejante frase uno se imagina a este sujeto deseando la muerte de aquel niño con cáncer cuya ilusión era ser torero.

Este indigno ser se muestra como la imágen exacta de lo que es la izquierda. Es la descripción gráfica de todo aquello que hay que erradicar del panorama político. Odio, intolerancia, extremismo.

Para desearle a un ser humano semejantes cosas hay que tener un vacío mental de proporciones galácticas.

Para que luego él hable de falta de libertad de expresión. Él que le desea torturas horribles a otra persona únicamente porque piensa diferente (menos mal).

Desde la redacción de MEDITERRÁNEO DIGITAL le deseamos a “El Soro” una pronta recuperación.

Valtonyc, ven a España si te atreves. Te esperamos. La justicia te espera.


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.