España | Baleares

Un marroquí amenaza de muerte a los clientes de un bar de Palma... y la policía no va

plaza-alexandre-jaume

Hace unos días en la plaza Alexander Jaume de Palma de Mallorca se vivió una situación de lo más tensa. Una información que no ha trascendido a los medios ni ha saltado a las primeras planas de la prensa nacional.

Un conato de pelea de bar que deja sin embargo al descubierto las carencias de los servicios de emergencia que velan por nuestra seguridad. ¿Estamos realmente a salvo ante una amenaza terrorista?

Así nos lo cuenta A.D., una lectora habitual de MEDITERRÁNEO DIGITAL y residente en la capital de las Islas Baleares.

"Un marroquí fuera de sí amenazó con matarnos a todos"

"Estaba tomándome un café, sentada en una terraza, sobre las diez de la mañana. En pleno agosto, a tope de gente. De pronto llegó un morito y se sentó en una mesa, y sacó su bebida, que traía de otro lado. El camarero, al darse cuenta, se acercó y le pidió por favor se marchase, ya que si no consumía en el bar se tenía que ir".

Una petición de lo más normal y que rebosa el más puro sentido común. Sin embargo, el marroquí pareció no entender los argumentos del camarero. El clima empezó a subir de revoluciones. Y la conversación empezó a elevar cada vez más de tono.

"El hombre se puso chulo, y quería agredir al camarero, y comenzó a amenazarle a él y a todos los que estábamos sentados en las mesas. Yo me levanté porque estoy embarazada y me asusté mucho. Llamé a la Policía Nacional, pero me dijeron que no tenían coches, que estaban todos en Playa de Palma. Llamé al 112 y me pusieron 'musiquita' de espera. Directamente llamé a la Policía Local y me dijeron que vendrían más tarde".

Todo eso mientras el musulmán seguía liándola y desalojando la terraza entre improperios, amenazando a los clientes con una botella rota, gritos de 'racistas' y exabruptos en árabe.

Una situación de lo más caótica y peligrosa, sobre todo por la falta de rapidez de las autoridades. "Están desbordados. En Palma hay muchos conflictos en algunas zonas y con la masificación del turismo aumentan los altercados".

La Policía no acude a la llamada de emergencia

Según nos cuenta A.D., que por motivos de seguridad ha preferido mantenerse en el anonimato, el hombre prometió volver más tarde con varios amigos suyos y "matarnos a todos". "Yo me fui a casa, pero al día siguiente fui al bar para preguntar al camarero qué había pasado".

Al parecer, horas más tarde el agresor volvió con varios amigos suyos al mismo lugar, donde comenzaron a amenazar al camarero. "Estuvieron a punto de agredirle. Tuvo suerte porque en la terraza de al lado había un Policía Nacional de paisano y con su intervención consiguió detenerle. Llamó a sus compañeros y se llevaron al hombre a comisaria".

Una escena de lo más dantesca y violenta que se produjo en una de las plazas más céntricas y concurridas de Palma de Mallorca. Y a primera hora de la mañana. Aunque quizás lo más grave y preocupante de toda esta historia sea la falta de rapidez de las autoridades en actuar, sobre todo, teniendo en cuenta la gravedad de los sucesos acaecidos en los últimos meses en toda Europa.

Una chica llama asustada a la policía porque un marroquí les está amenazando "con matarlos a todos". Y no viene nadie. No hay efectivos disponibles. No hay respuesta. Nadie acude a la llamada mientras los clientes huyen despavoridos. Y todo esto en un contexto de alarma social y activada la alerta 4 antiterrorista.

Como dice el refrán, no pasan más cosas porque Dios no quiere. O Alá

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.