España | Baleares

Periodista de la TV pública de Baleares ataca en privado a una dirigente de VOX

 mar puigserver

Mar Puigserver, periodista de IB3, el canal público de las Islas Baleares, no se pudo contener. El pasado viernes, decidió pasar a la acción y enviarle un mensaje privado por las redes sociales a Azra Dobojlic, representante de VOX Palma y colaboradora habitual de MEDITERRÁNEO DIGITAL. La idea no era pedirle una entrevista personal o conocer off the record su postura política; ni siquiera se trataba de un acercamiento de índole profesional. Solo quería atacarla y reprenderle sus comentarios en contra de la acogida de los inmigrantes ilegales a bordo del ‘Open Arms’.

¿Acaso no son precisamente los progres quienes enarbolan la bandera de la tolerancia y la libertad? ¿O sólo se la aplican a quienes piensen como ellos? Lo peor no es que la periodista actúe como una comisaría política a sueldo del régimen, atacando en privado a todos los que se atrevan a salirse del guión que marca la dictadura de lo políticamente correcto (¡bendita objetividad!). Lo más grave es que Mar Puigserver trabaja y es la cara visible de los informativos de IB3. El canal autonómico que pagan todos los ciudadanos de las Islas Baleares. También los que no quieren acoger a los refugiados.

'Los MENAs cobran 664 euros al mes en ayudas sociales; una viuda española, 426'

La tolerancia de los progres hecha a medida

El contexto del enfrentamiento es tan simple como insólito. Azra contestaría en su cuenta oficial de Twitter a la luz verde de España para recibir a los inmigrantes del Open Arms. En su exposición, y temiendo la censura progre que controla las redes sociales por un “lenguaje que no está permitido”, la política de VOX Baleares mostraba su malestar respecto a la irresponsabilidad de aceptar más inmigrantes en territorio español cuando las condiciones para garantizar la estabilidad ni son óptimas ni son seguras.

Frente a sus argumentos, la periodista Mar Puigserver, decidió enfrentarse a quienes parecen ser la diana de ataque para los tolerantes, aquellos que se animan a exponer públicamente que no piensan igual: VOX y sus portavoces. Eso sí, de manera privada. La periodista del informativo balear se dirigió a Dobojlic, tal y como compartió luego esta públicamente en su red social, atacándola directamente por un mensaje privado de Instagram.

En la captura de pantalla que compartió Azra se leen comentarios por parte de la periodista que lejos de profesar la tolerancia y el respeto que tanto predica de la progresía, delatan su doble moral: “No serás tú quien me diga si te tengo que escribir en público o en privado” o “quizás en privado no puedes hacer campaña ni política”, mensajes en tono amenazante y desafiante de la comunicadora. ¿Será que la diferencia ideológica avala la falta de respeto?

El trasfondo es escalofriante: en un país en el que aparentemente reina la democracia, una periodista de un medio público ataque de manera privada a una política. ¿Acaso no resulta evidente que la progresía busca ser quien determine deliberadamente qué está bien y qué está mal desde su consabido púlpito de superioridad moral?

Sin embargo, la impronta de la izquierda por imponer sus valores y señalar públicamente a quienes no piensan igual se está convirtiendo en un hábito. La bandera de la tolerancia y el respeto por todos que enarbolan, parece no concretarse en la practicidad ni en la cotidianidad. La libertad de expresión y la democracia hecha a medida.

Progres y feministas linchan a Isabel Pérez, concejal de VOX, por decir lo que todos pensamos

La corrección política como arma de censura

Por desgracia, tampoco resultan nuevos los continuos ataques contra Azra Dobojlic, quien defiende públicamente con valentía tanto sus valores personales como su ideología política. Durante el último período electoral, tal y como denunciamos desde MEDITERRÁNEO DIGITAL, el hostigamiento hacia nuestra colaboradora fue una constante, siendo acosada y asaltada en Palma o el día que denunció haber recibido amenazas en las puertas de su propia casa.

Se enarbolan con la bandera de la tolerancia y la libertad siempre que pienses como ellos. Democracia hecha a medida. Puedes mofarte de las víctimas del terrorismo o sonarte los mocos con la bandera de España, porque el humor no tiene límites. Eso sí, no se te ocurra meterte con los gais, con las feministas o con los refugiados. Entonces eres un facha redomado y tienes que morir lapidado al amanecer.

Azra Dobojlic: 'Estoy esperando a que se solidaricen conmigo las feministas'

Si los violadores son españoles, Hermana yo te creo y bombardeo mediático. Telediarios, portadas y tertulias en prensa, radio y televisión. Pero o no se te ocurra publicar que los agresores de las manadas son inmigrantes o que el 86% de los detenidos por violencia de género son extranjeros. Desde su consabido púlpito de superioridad moral, la izquierda también reparte los carnets de periodista. Te dice que está bien y lo que está mal. O te manda directamente al gulag de la censura mediática. Ya no nos engañan. Hace mucho tiempo que se les cayó la careta. No tomen a los españoles por idiotas.

Los progres linchan a Iker Jiménez por denunciar la censura de los medios con la inmigración

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.