España | Baleares

Dos independentistas hacen llorar a una azafata de Vueling por no saber hablar catalán

 vueling

Vueling investiga por qué el comandante de un avión que voló el pasado sábado de Barcelona a Menorca ordenó antes del despegue expulsar a dos pasajeras que discutieron con una azafata que exigió a una de ellas hablarle en español en vez de en catalán, según la versión de la propia viajera.

"Nos apena mucho", ha dicho a la agencia EFE sobre el incidente el director de red de la compañía aérea, Manuel Ambriz, que ha señalado que se están recabando y contrastando las versiones de lo sucedido tanto de las clientas como de los miembros de la tripulación.

"Somos una empresa con más de 50 nacionalidades, volamos a más de 40 países y tratamos de ser respetuosos", ha manifestado el directivo de Vueling durante la rueda de prensa en Palma para informar sobre las rutas con Mallorca del próximo verano.

"Estamos investigando, queremos tener la película completa y vamos a manejarlo por los canales adecuados", ha incidido Ambriz, que ha eludido entrar a analizar los detalles de la denuncia pública de la menorquina expulsada del vuelo.

El representante de Vueling ha señalado su convencimiento de que "la gran mayoría" de los tripulantes de los vuelos que realizan rutas en el área catalanohablante conocen la lengua catalana, pero ha precisado que no es una obligación. "La regla nos obliga que en los vuelos se hable en español y en inglés", ha declarado.

La versión de las viajeras

Las dos mujeres expulsadas del vuelo afirman que el motivo por el que se vieron obligadas a abandonar el avión fue el hecho de que hablaran en catalán. Según su relato a VilaWeb y al Diario de Menorca, todo ocurrió cuando una de las azafatas requirió a Margarita Camps Coll, de 72 años y residente en Menorca, que colocara la lámina de pintura que llevaba en el compartimento superior. 

La mujer, que estaba sentada próxima a la salida de emergencia, le respondió en catalán que "no se preocupara", y que lo haría cuando el resto del pasaje se sentara para evitar que la pintura se arrugara si alguien colocaba algún bulto sobre ella. "Usted me tiene que hablar en español", le respondió la azafata, siempre según la versión de la pasajera, a lo que la mujer se negó. Otra de las viajeras, de 59 años, defendió a Camps al escuchar la conversación y reclamó que en un vuelo de Barcelona a Menorca "la azafata debe entender el catalán".

Transcurridos unos minutos, las dos mujeres explican que otra azafata se aproximó a ellas y les dijo que el capitán quería hablar con ellas fuera del avión. En ese momento, dos guardias civiles les comunicaron que no podrían volar en esa aeronave por haber "faltado al respeto a una de las azafatas". Más tarde, cuando intentaron comprar otro vuelo en las oficinas de Vueling del aeropuerto del Prat, una trabajadora les comunicó que no podía venderles un billete y les sugirió que lo intentaran a través de Internet.

La versión de los otros pasajeros

No obstante, según publica el diario El País, algunos pasajeros que supuestamente viajaban en el avión, y que no han confirmado su identidad, han desmentido esta versión en el Diario de Menorca. Según sostienen, las dos mujeres se dirigieron con malos modos a la azafata y montaron "un show" porque la trabajadora no sabía hablar catalán. Según uno de estos pasajeros, el incidente retrasó el vuelo durante casi una hora y cuando el capitán contó lo ocurrido por el altavoz, "todos aplaudieron".

También, a través de Twitter, un profesor universitario que se hace llamar @resd9 ha desmontado en un hilo de mensajes la versión de las dos mujeres. Se basa en el tuit de otro usuario, @_albertux_, que afirma ser el novio de una de las azafatas y confirma que fueron expulsadas del avión por su mal comportamiento. No obstante, según afirma, prefiere mantener el anonimato para proteger a su novia contra posibles represalias.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.