España | Aragón

Los progres linchan a VOX en Huesca por decir que quitará la bandera gay de las instituciones

 vox huesca

Ante los aplausos de los presentes, un representante de Vox afirmaba durante un acto del partido en Huesca que, cuando lleguen al poder, son partidarios de quitar "la bandera gay y lesbiana" de las instituciones.

Unas palabras que, como era de esperar, han servido para que los progres y los ofendiditos salten al cuello y tachen de “homófobos” y “fascistas” a los militantes de la formación de Santiago Abascal. Y ya van tantas que hemos perdido la cuenta.

"Somos partidarios de quitar la bandera de los gais y las lesbianas del Casino de Huesca. Porque cada uno, su orientación sexual, en su casa y en su cama"; es parte del discurso de un delegado de Vox en Huesca ante los "olés" y los aplausos de los presentes, que ya ha viralizado por las redes.

Según denuncia La Sexta (y citamos de forma y manera literal): “la formación de Santiago Abascal continúa su cruzada contra los colectivos LGTBI”.

Un día antes, Rocío Monasterio, presidenta de Vox en Madrid, afirmaba en una entrevista para el diario ABC: "Hay ciertos privilegios que se están dando a las fiestas del Orgullo Gay. ¿Por qué se tiene que parar toda la actividad porque se celebre el Orgullo? Colapsan Madrid un mes antes. Yo llevaría el Orgullo Gay y fiestas similares a la Casa de Campo, que la hemos arreglado y hemos gastado mucho dinero en ello. Así no se bloquearía el centro y no molestaría a nadie". Y razón no le falta.

En la época del engaño y el buenismo universal, decir la verdad se ha convertido en un acto revolucionario. ¿Acaso colgamos la bandera de los heterosexuales en las instituciones públicas, que son de todos? ¿Por qué se hace con determinados colectivos, y no con otros? Si colgamos la bandera gay… ¿qué hay de los budistas, de los animalistas, de los veganos, de las personas con autismo, de la gente con síndrome de Down, de los aficionados a los juegos de rol, de los que se sienten gatos? ¿No somos todos iguales? ¿Por qué unos sí y otros no? 

¿Es necesario que unos señores (y señoras) salgan una vez al año desfilando en tanga y con alitas de angelito, subidos en carrozas por el centro de Madrid? Si es que sí, ¿por qué no se lo pagan ellos con su dinero y dejan en paz a los demás? ¿Salimos en procesión el resto de españoles para reivindicar nuestras preferencias sexuales? Si quieren normalidad, que empiecen por normalizarse. Predicar con el ejemplo no es la mejor manera de influir en los demás: es la única. Y eso no es ser un facha ni de extrema derecha: es una cuestión de puro sentido común.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.