España | Andalucía

Podemos exige expropiar la mezquita de Córdoba

pablo iglesias congreso

El partido de Pablo Iglesias ha recuperado para su programa electoral de cara al 28-A una de sus promesas fundacionales: el referéndum revocatorio impulsado por la sociedad y que pueda culminar con la destitución del Gobierno y la convocatoria de nuevas elecciones generales.

“Cuando el 15% del censo electoral entienda que el Gobierno le ha dado la espalda, podrá iniciar un proceso revocatorio que terminará con un referéndum en que se decida de manera vinculante si quien ocupa la presidencia del Gobierno debe dimitir y convocar nuevas elecciones generales”, recoge el programa electoral de Podemos, que ha sido publicado esta mañana en su web oficial.

[Podemos anuncia que anulará los juicios del franquismo y devolverá 'los bienes expoliados']

Esta iniciativa se encuadra dentro de un paquete de medidas con las que Podemos busca “constitucionalizar la participación”. Así, el partido también plantea dar forma a “una regulación que facilite presentar iniciativas legislativas populares y no permita invisibilizarlas”. Entre los temas que la extrema izquierda propone someter a referéndum se encuentra, por ejemplo, “la entrada de España en operaciones militares”. “Esta reforma también permitiría abrir nuevos espacios participativos, como la deliberación ciudadana en la elaboración, gestión y control de las políticas públicas, los presupuestos participativos del Estado, la participación en los procesos legislativos en las Cortes Generales o una mayor presencia de consultas populares, y sentaría las bases para que la participación avance en los demás ámbitos territoriales”, añaden.

En otro de los puntos estrella del programa, Podemos propone que el Estado recupere los bienes inmatriculados “indebidamente” por la Iglesia. Según el documento de la formación neocomunista, “estas operaciones se han basado, hasta 2015, en el privilegio de inscribir en el Registro de la Propiedad bienes a partir de simples declaraciones de sus propios miembros”. Una práctica que, según Podemos, ha llevado a la Iglesia “a inscribir a su nombre bienes que son de toda la ciudadanía, como la mezquita de Córdoba o ermitas de muchos pueblos que mantienen en realidad los vecinos y vecinas, pero también edificios civiles, como quioscos y plazas”. Justifican esta medida en la necesidad de salvaguardar “la salud democrática de nuestro país”. De las mezquitas musulmanas, sin embargo, ni una sola palabra.

[Qatar financia la campaña para arrebatar a la Iglesia Católica la Mezquita de Córdoba]

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.