España | Andalucía

Infierno en Sevilla: el odio contra los cristianos siembra el caos en 'la Madrugá'

madruga-sevilla

La gran noche de Sevilla, la Madrugá, sigue sufriendo los embates de los irresponsables que acabarán por deteriorar una jornada que nació para que se pudiera disfrutar con las emociones de unas imágenes únicas. Una tradición arraigada a la cultura española. El recuerdo de lo ocurrido en el año 2000, cuando el pánico cundió alrededor de la carrera oficial, con carreras, avalanchas y gritos, que nunca han sido bien explicados, se ha reproducido en la madrugada del Viernes Santo de este año en otros momentos de confusión, miedo y angustia que se adueñó de inmediato de la masa. De nuevo, ha habido carreras y mucha ansiedad.

Mini avalancha producida en el Postigo al paso del Gran Poder. @SA_Cofradias @SevillaActual @abcdesevilla @elllamadorcsr pic.twitter.com/TI8S6jineh

— Miguel Garcia Rizo (@MiguelGRizo) 14 de abril de 2017

El efecto real más expresivo ha sido el de la banda de San Juan Evangelista, que abre el cortejo de la Esperanza de Triana, que se retiró de la estación ante los desperfectos que sufrieron algunos instrumentos de los músicos, según un comunicado emitido por la propia formación. Como ocurre en estos casos, nadie explica con seguridad lo ocurrido, tal vez porque no sea fácil. No han sido los únicos afectados. Muchos nazarenos de La Esperanza de Triana así como de El Gran Poder han abandonado su sitio y se han retirado tras los atropellos de la gente en las avalanchas.

En algunos puntos de la ciudad, grupos incontrolados con ganas de provocar desórdenes iniciaron las estampidas que rápidamente provocan el miedo en la masa. Los desórdenes públicos se saldaron con la detención de 8 personas, tres de ellas delincuentes comunes con antecedentes por desorden público, dar golpes al suelo y gritar con amenazas en el entorno de la calle Marqués de Paradas de Sevilla. Todos vinculados a la extrema izquierda.

Nuestra formación por lesiones, pérdida y deterioro de instrumentos, cancela la estación de penitencia.@EspDeTriana

— San Juan Evangelista (@SJ_Evangelista) 14 de abril de 2017

En total, se produjeron cuatro intervenciones policiales distintas. "Se trata de hechos aislados de gamberrismo y vandalismo sin aparente conexión. Se sigue investigando y a la espera de la revisión de las imágenes", ha asegurado Emergencias Sevilla. Los momentos de mayor tensión se produjeron sobre las cuatro y cuarto de la madrugada. Hubo carreras en la zona de Argote de Molina, también en la zona de las Setas, en la calle Reyes Católicos y en la plaza del Salvador, es decir, zonas que circundan a la carrera oficial. La información oficial sólo habla de vandalismo y evita pronunciarse sobre acciones organizadas para tergiversar la madrugada. Estas acciones, probablemente originadas por individuos pasados de alcohol, han vuelto a tocar de manera grave la esencia de una noche que comenzó de manera maravillosa.

Otra vez #carreras en la #Madrugá de #Sevilla pic.twitter.com/Vw3aoCXlgy

— Silvia FM (@silviafdezmesa) 14 de abril de 2017

Aún no había entrado en el Salvador la cofradía de Pasión, cuando en la Macarena salían los nazarenos con puntualidad llamativa. La Centuria y los Armaos le pusieron la nota colorista a un cortejo que se lució en su barrio para enfilar el camino de la Catedral. El Silencio cubrió su estación con la puntualidad y el ascetismo que le caracteriza. El Gran Poder se encontraba en la zona del Arenal cuando se produjeron los incidentes. Algunos testigos refieren que vieron como cobijaban tras el paso del Señor a un grupo de niños.

"Casos aislados sin conexión"

Desde el Ayuntamiento reconocían que se habían producido «varias carreras», aunque advertían que «la calma se ha recuperado progresivamente». A pesar de que el primer conato ha sido el más extendido, las carreras se han ido repitiendo a los largo de toda la Madrugada, aunque en menor medida y con menor incidencia. A raíz de estas incidencias, se han producido algunas lesiones de poca relevancia, así como algún ataque de ansiedad. 

La Policía, que se ha puesto a investigar con la primera oleada de carreras, ha conseguido detener a tres personas «por desorden público, dar golpes al suelo y gritar con amenazas». Según fuentes del Ayuntamiento de Sevilla, han sido arrestados en el entorno de Marqués de Contadero y se trata de «delincuentes comunes con antecedentes». Al parecer, estas tres personas habrían estado gritando y amenazando, así como dando golpes al suelo, lo que habría asustado a algunas de las personas que estaban cerca. Ahí sitúan en principio desde el Consistorio algunos de los primeros conatos de carreras.

A estas detenciones se han venido a sumar otras dos. «El dispositivo policial está instruyendo diligencias por desorden público contra dos personas más», informaban desde el Consistorio con las primeras luces del día. Los testimonios de los testigos presenciales en la zona de Argote de Molina han sido claves para arrestar a estas dos personas, quienes, al parecer, «estaban gritando y asustando al público». Además, se ha procedido al arresto de otras tres personas. A los ocho detenidos «se les están instruyendo diligencias por desorden público para su posterior puesta a disposición judicial». En total se han producido cuatro intervenciones policiales distintas. Desde el Ayuntamiento insisten en que se trata de «hechos aislados de gamberrismo y vandalismo sin aparente conexión».

Imágenes de las tensiones de la #Madrugá que han dejado 8 detenidos y han interrumpido parcialmente alguna cofradía https://t.co/LG5ONyZq1M pic.twitter.com/MirV4fGp74

— Europa Press (@europapress) 14 de abril de 2017

 ¿Acción organizada o casos aislados?

Pero, ¿qué ha pasado realmente? «No hay una acción organizada», es la primera conclusión desde el Ayuntamiento, según ha podido recabar este periódico. Los incidentes no serían «actos violentos», sino algo más propio del «vandalismo». En todo caso, explican, los tres primeros detenidos pudieron «prender la llama» del nerviosismo y la tensión de quienes estaban cerca, lo que habría desembocado en más carreras, ya fruto del estado de alerta de la gente.  En muchos tramos, el público asistente ha roto a aplaudir al paso de las hermandades para acallar el nerviosismo reinante.

Estos incidentes han recordado el caos vivido en la Madrugá del año 2000, cuando se produjeron varias avalanchas, carreras multitudinarias y una confusión generalizada que aún permanecen en la memoria colectiva.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.