El Gobierno autoriza dos manifestaciones del Partido Comunista en pleno Estado de alarma

comunistas

En un panorama de opresión contra la libertad y el derecho de manifestación salta a la vista la improvisación y las contradicciones constantes del Gobierno. O quizás no tanto. Permite dos manifestaciones promovidas por el Partido Comunista de los Pueblos de España en Córdoba y homenajes a etarras en Navarra y, sin embargo, prohíbe las protestas contra la gestión de la crisis del coronavirus.

Pedro Sánchez, a través de la Subdelegación del Gobierno en Córdoba, ha autorizado dos manifestaciones del Partido Comunista (PCPE) para este sábado, 23 de mayo precisamente el mismo día que VOX ha convocado la gran marcha contra el Ejecutivo socialcomunista.

El lema del movimiento comunista es: ‘Por el trabajo, por nuestros derechos, por un plan urgente de emergencia social’. Y las manifestaciones se harán en las localidades de Aguilar de la Frontera y Puente Genil

VOX llama a los españoles a salir el 23 de mayo a tomar las calles contra el Gobierno

“Pido a los responsables políticos que no hagan llamamientos a otra cosa que no sea cumplir la normativa propia de la situación excepcional”. Así exigía el ministro del Interior, Grande-Marlaska a PP y a VOX que no incitaran a los ciudadanos a manifestarse, pero parece que no le pide lo mismo a Pablo Iglesias o a Gabriel Rufián para que la izquierda no convoque marchas de protesta por toda España. El líder independentista, por cierto, parecía hace unos días en desacuerdo con llevar a cabo movilizaciones en vía pública en pleno Estado de alarma ya que denunciaba que “no se cumplen las restricciones sanitarias” y demandaba la intervención policial contra los “pijos" que, según él, protagonizan las caceroladas. El portavoz de la coalición de grupos republicanos y comunistas en el Congreso parece que tampoco se aplica el “jarabe democrático” al que tanto apelaba Pablo Iglesias y que ahora olvida.

Pablo Iglesias manda a la Guardia Civil contra los manifestantes que rodean su casoplón de Galapagar

'Jarabe democrático' en Galapagar

El vicepresidente segundo del Gobierno encabezaba hace pocos años los escraches en la vivienda de Soraya Sánchez de Santa María o de Cristina Cifuentes, pero cuando la protesta es contra su humilde morada de Galapagar ordena a la Guardia Civil que le protejan con un fuerte perimetrado y vallado de seguridad. Ahora los que participan en las protestas son “pijos pudientes y maleducados”, según denuncia el líder de UP. Sin embargo él sí que puede hacer uso del acoso callejero para molestar a la derecha, tal y como amenazó públicamente a los dirigentes de la oposición. A Unidas Podemos no solo le parece bien el escrache en casa ajena sino que además su portavoz en la Comunidad de Madrid Jesús Santos justificó las concentraciones de extrema izquierda para dar “respuesta” a las caceroladas ya que estas “rompieron el consenso” de usar la vía pública con responsabilidad.

Pablo Iglesias avisa: si hay otro escrache en Galapagar, lanzará sus hordas contra la casa de Ayuso y Abascal

En esta línea, el Ministerio de Interior considera que en las concentraciones contra la gestión del Gobierno no se puede garantizar el derecho a la salud de los manifestantes. ¿Las movilizaciones comunistas sí respetan el derecho a la salud y las de VOX en coche no? El pasado 2 de mayo La Falange estaba dispuesta a convocar una manifestación contra el Gobierno teniendo en cuenta las medidas de seguridad, pero la Delegación del Gobierno de Madrid la prohibió.

La Justicia autoriza a los sindicatos a manifestarse el 1 de mayo pero PROHÍBE la protesta contra el Gobierno del día 2

Las restricciones no son iguales para todos, y los criterios, muy volátiles: el pasado jueves 15 de abril, por ejemplo, sí se permitió una concentración con cientos de personas homenajeando al preso de ETA, Patxi Ruiz, condenado por el asesinato del concejal de UPN, Tomás Caballero.

El Gobierno SÍ permite las manifestaciones por un etarra mientras prohíbe las caceroladas en Madrid

Si el problema era no respetar la distancia de seguridad y por ello quedaban prohibidas las manifestaciones, Santiago Abascal zigzagueó con éxito los obstáculos al proponer la manifestación en coche para el día 23 de mayo en las capitales de España. Sin embargo, Marlaska también ha prohibido ese mismo día las marchas en las cuatro capitales de provincia de Cataluña y en Castilla y León, a la par que llama a la Guardia Civil a controlar y sofocar las caceroladas que surgen de manera espontánea en todo el territorio nacional. ¿Y los comunistas sí se pueden manifestar? ¿A ellos no les afecta el virus? ¿Qué criterios utiliza el Gobierno para prohibir o autorizar las manifestaciones?

El coronavirus no afecta a los comunistas

Sonia García
Autor: Sonia García
Nacida en Madrid el 1 de junio de 1998. Estudia Periodismo en la Universidad CEU Cardenal Herrera. Tomó contacto con la profesión desde el inicio de su carrera. Colaboró con: La Ocho Mediterráneo TV, Levante EMV, Levante TV, Inforadio, EDMred. Ahora forma parte del equipo de MEDITERRÁNEO DIGITAL como becaria. Defensora de la libertad de expresión y justiciera de la verdad.
Últimos artículos publicados

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.