España | Andalucía

Podemos no quiere que Ana Julia Quezada pase toda su vida en la cárcel

ana julia quezada

Esta semana comienza el juicio en la Audiencia Provincial de Almería contra Ana Julia Quezada, asesina del niño almeriense Gabriel Cruz, el sonado caso que estremeció a España en marzo de 2018. Todavía, y aun siendo confeso el asesinato, hay quienes pretenden entorpecer la condena bajo un discurso populista de potencial reinserción, ¿tendrían la misma postura si esto tocara directamente a alguien de su entorno familiar?

La estremecedora ‘Operación Nemo’

El caso de Gabriel Cruz o la ‘Operación Nemo’ hace referencia a los sucesos relacionados con la desaparición del niño de tan solo ocho años de edad, Gabriel Cruz Ramírez, a media tarde del día 27 de febrero de 2018 en Las Hortichuelas, Almería. Posteriormente, se conoció su inmediato asesinato en una finca familiar próxima a la localidad de Rodalquilar, ambas en el municipio de Nijar. El hallazgo del cadáver se produjo el 11 de marzo en el maletero del vehículo de Ana Julia Quezada, quien mantenía una relación sentimental con el padre del pequeño. Apenas unos días más tarde, el 13 de marzo, la acusada confesaría los hechos.

Los progres y su concepto de ‘justicia social’

Unidas Podemos es el único partido que se configura firmemente en contra de la prisión permanente revisable, con el apoyo del PSOE. A raíz del escandaloso suceso en Almería, los progres decidieron defender de alguna manera, la postura de Ana Julia Quezada. Una postura progre y benevolente que demuestra que el partido de extrema izquierda deja mucho que desear. El caso fue estremecedor y los detalles ponen de manifiesto una maldad intencionada indefendible, que parece ser pasada por alto por el partido de Pablo Iglesias.

Podemos no quiere que Ana Julia Quezada pase toda su vida en la cárcel

El rechazo de la cadena perpetua por parte de una formación política que dice defender los derechos de todos deja en entrever que, dentro del concepto de ‘todos’, también se incluye a asesinos, violadores y criminales. Bajo una absurda campaña ‘inclusiva’ se incurre en el gravísimo error de no señalar los delitos cometidos por inmigrantes ni la exposición pública de sus nombres, como así sucedió con la defensa de Ana Julia Quezada. En MEDITERRÁNEO DIGITAL fuimos víctimas de ataques por ‘racistas y machistas’ ya que adelantábamos indicios que la señalaban como la culpable y la asesina del pequeño, datos que la Policía terminaría confirmando. 

La mujer, sin embargo, denunciaría más adelante al padre de Gabriel por ‘acoso a su familia’. Además, la asesina confesa pidió protección policial, como también les informábamos en esta casa. Cuando se logró que fuera encarcelada, también sufrió amenazas por parte de las demás presas, ¿acaso sus compañeras de celda también son ‘fachas’ como nosotros, por atacarla?

La legislación liviana e irresponsable que defienden partidos que se autodenominan ‘protectores de los derechos sociales’ llevaría a que en un hipotético caso, Ana Julia Quezada fuera puesta en libertad dentro de pocos años, seguramente menos de veinte, incluso habiéndose tratado de un asesinato cruel y sin precedentes contra un pobre niño indefenso. ¿Acaso pesa más en la opinión pública sus condiciones de extranjera frente al delito que cometió? ¿Tendría un español la misma benevolencia o defensa si fuera protagonista de una macabra historia como esta?

La escritora Lucía Etxebarría pide que cierren Mediterráneo Digital

Estará toda España, y sobre todo, la familia del pequeño Gabriel Cruz, esperando la resolución del caso, y una justa sentencia y condena para quien violentamente arrebató la vida de un niño, una asesina confesa que, por sus condiciones, de extranjera y mujer, algunos todavía se dan el lujo de ‘protegerla’. Una cosa es segura y es que, Ana Julia Quezada, sin duda, lo tiene muy negro.

¿Prisión permanente revisable, cadena perpetua o pena de muerte?

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.