Santa Inquisición

  • Régimen político en Santo Tomas de Aquino

    reyes catolicos

    Expulsados los peligros foráneos desintegradores en 1492, parte de esos judíos, los eternos “sepulcros banqueados, raza de víboras, hipócritas e hijos del diablo” (Jn. 8), fueron a quejarse al Papa Sixto IV de que “esos reyes se habían extralimitado en las represiones de la Santa Inquisición”. El Papa, imprudente, en vez de investigar la supuesta acusación, les creyó y envió a los reyes una carta recriminándoles que la Inquisición “había ido mucho más allá de lo que él había autorizado” (Graetz, Vol. II, p. 409, y “El Espíritu revolucionario judío”, E. Michael Jonas).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.