Moncloa

  • Donde nada se pactó y todo se cedió

    pactos moncloa

    A las muchas tonterías que tenemos que escuchar de manera más o menos habitual se le suma ahora la de aquellos nostálgicos que recurren a los manidos Pactos de la Moncloa de 1977 como tabla de salvación para salir de la crisis sanitaria, social y económica a la que nos enfrentamos. Llama la atención la obsesión de algunos por el pasado, sin tener en cuenta eso de que no necesariamente cualquier tiempo pasado fue mejor. Se agarran a un clavo ardiendo, posiblemente porque no sepan hacerlo de otra manera. No tienen ni las cualidades ni la imaginación, ni siquiera la ocurrencia de acudir a fórmulas novedosas o imaginativas, fórmulas de futuro. Siguen empeñados en analizar el pasado con los ojos del presente y, lo peor, es que su desconocimiento, su ignorancia y posiblemente su maldad, solo recurren a lo peor de nuestra historia, a fórmulas fracasadas como fueron los conocidos e idealizados Pactos de la Moncloa, donde nada se pactó y todo se cedió.

  • Honor y Patria

    sanitarios

    Hemos escuchado muchas veces las palabras Honor y Patria durante los últimos años.

  • Pedro Sánchez y su aventura fáustica

    iglesias sanchez

    La gran literatura, Homero, Esquilo, Shakespeare, Cervantes, Goethe, Dostoievski, Flaubert, la que se alza en la cumbre de la cultura occidental, se caracteriza por su admirable capacidad de crear arquetipos, perfiles humanos que establecen unas categorías de tal alcance, riqueza y profundidad que definen para siempre aspectos esenciales de nuestra naturaleza y que son a partir de su aparición referencia obligada que ilumina el comportamiento de muchos hombres y mujeres reales para que los entendamos mejor. Entre estos personajes de ficción insoslayables figura, cómo no, el Doctor Fausto, figura atormentada como pocas, dispuesto a todo, al crimen violento, a la contradicción lacerante, a la alianza con seres nefandos, a la entrega de su alma al Maligno, con tal de satisfacer sus ambiciones y colmar sus apetitos.

  • Sánchez trolea a Iglesias: Moncloa anuncia que el nuevo Gobierno tendrá cuatro vicepresidentes

     iglesias sanchez abrazo

    Pedro Sánchez es un caso único en la historia, digno de un tratado de maquiavelismo ilustrado: no solo es que incumpla su palabra, como desgraciadamente ya es norma habitual en la gran mayoría de nuestros políticos. Es que además es capaz incluso de llevarse la contraria a sí mismo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.