CIU

  • La Transición: un engaño tutelado por corruptos como el emérito y los Pujol

    jordi pujol rey juan carlos

    ♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

    Jordi Pujol gobernó Cataluña durante 23 años. Al igual que sucede con el Rey emérito, todos sabían quién era Pujol y todos conocían sus actividades poco ortodoxas y poco recomendables, una situación aceptada de la que de una u otra manera sacaban tajada. Son los mismos que ahora ponen cara de “haba” y aparentan sorpresa ante hechos y situaciones sobradamente conocidos. Jordi Pujol ya había tenido con anterioridad problemas con la justicia, problemas que él adornaba con tintes de anti franquismo, cuando la realidad era mucho más mundana. Siempre le gustó el dinero, cosa que no es mala “per se”, la cosa cambia cuando para conseguirlo recurres a la estafa y al engaño. La “herencia” del abuelo Florenci fue un recurso muy aseado a la hora de justificar su inmensa fortuna. El caso “Banca Catalana” fue oportunamente tapado para no perjudicar el futuro político del que sería el nuevo mesías catalán.

  • Madrid nos mata

    ♦ ¡Síguenos en Telegram!

    En la época de la famosa movida madrileña se hizo popular la frase 'Madrid me mata' entre los castizos de la contracultura musical que venía a significar los gratificantes excesos de la urbe.

  • Una clase política inútil

    sanchez iglesias pacto

    Se acaban de conocer, hechas públicas por un empleado injustamente despedido, un cúmulo de irregularidades cometidas en el seno de Podemos, perpetradas o, por lo menos, consentidas, por sus máximos responsables. La lista es llamativa, incumplimiento de la norma sobre el tope de las remuneraciones, inflado de gastos de kilometraje, sobresueldos en negro, falseamiento de resultados de primarias, entre otras fechorías. El partido morado se une así, pocos años después de su entrada en el escenario nacional, a la venalidad desatada que han venido practicando durante décadas el Partido Socialista, el Partido Popular y la extinta CiU. Vistas, además, las cualidades que adornan al actual candidato a La Moncloa y al que se perfila como su socio principal, nos amenaza un Gobierno de coalición entre el fraude y el cinismo, lo que dibuja un inmediato futuro poco halagüeño.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.