• Portada
  • España
  • Opinión
      • Alejo Vidal-Quadras

        Alejo Vidal-Quadras

        
        IMAGE
        Alejo Vidal-Quadras
        El gigante cobardón
        Domingo, 18 Febrero 2018
        Unos amigos míos tenían un Cairn terrier que respondía al nombre de Boly. Era un perro alegre, juguetón y...
      • Andrés Santo

        Andrés Santo

        
        IMAGE
        Andrés Santo
        La encrucijada del PSOE
        Miércoles, 19 Octubre 2016
        La crisis no solo se ha llevado por delante a millones de trabajadores y clases medias en nuestro país, que han...
      • Enrique Area Sacristán

        Enrique Area Sacristán

        
        IMAGE
        Enrique Area Sacristán
        Carta a la ex-Comandante Zaida Cantero
        Miércoles, 05 Abril 2017
        Estimada ex compañera, Comandante Zaida: He leído hoy en prensa que quieres quitar a los "pater", como apoyo...
      • Erik Encinas

        Erik Encinas

        
        IMAGE
        Erik Encinas
        Maduro mírate al espejo y luego hablamos
        Martes, 13 Febrero 2018
        El dictador Nicolás Maduro se piensa que sus ideas retrógradas y erróneas son las mejores. Pero a día de hoy, se ha...
      • Inma Sequí

        Inma Sequí

        
        IMAGE
        Inma Sequí
        Esta vez las campanas sonaron por ti, Iñaki Ellakuria
        Viernes, 23 Diciembre 2016
        Permite que me ahorre cualquier tipo de cortesía, Iñaki. Entre otras cosas, porque siempre me ha gustado ser...
      • Iñaki Anasagasti

        Iñaki Anasagasti

        
        IMAGE
        Iñaki Anasagasti
        La Sexta es una máquina de manipular
        Domingo, 18 Febrero 2018
        La Sexta es una caja de manipulación continua. Roures consiguió ese espacio para mover sus intereses y su ideología....
      • Jesús Muñoz

        Jesús Muñoz

        
        IMAGE
        Jesús Muñoz
        Todos de acuerdo en ampliar la Mentira Histérica
        Sábado, 17 Febrero 2018
        En contra de la Ley de Memoria Histórica debería votar todo diputado con moral, sentido de la justicia, amor, o al...
      • Jordi de la Fuente

        Jordi de la Fuente

        
        IMAGE
        Jordi de la Fuente
        Esta mierda no es Barcelona
        Sábado, 19 Agosto 2017
        Estaba fuera de Barcelona y vine corriendo a la ciudad. Me metí de lleno en el barrio del Raval, porque en Las Ramblas...
      • Jordi Garriga

        Jordi Garriga

        
        IMAGE
        Jordi Garriga
        El negocio de la solidaridad
        Miércoles, 21 Febrero 2018
        El reciente escándalo que ha tenido como protagonistas a empleados de Intermon Oxfam en Haití, donde parece ser que...
      • Juan Vicente Santacreu

        Juan Vicente Santacreu

        
        IMAGE
        Juan Vicente Santacreu
        Tabarnia, independentistas de separatistas
        Lunes, 19 Febrero 2018
        Quizá aún quede algún despistado por ahí que se pregunte qué coño es eso de Tabarnia y a qué viene tanto...
      • Miguel Bernad

        Miguel Bernad

        
        IMAGE
        Miguel Bernad
        Una nueva profesión que no exige titulación ni formación: analista político
        Sábado, 10 Febrero 2018
        En los últimos años aparecen en las tertulias televisivas personajillos a los que se califica, o se auto califican,...
      • Nacho Toledano

        Nacho Toledano

        
        IMAGE
        Nacho Toledano
        Algunas reflexiones sobre el caso Blanquerna
        Domingo, 26 Noviembre 2017
        Agotadas todas las vías procesales ordinarias, se ha decretado por parte del Tribunal Constitucional una suspensión...
      • Nora Selfie

        Nora Selfie

        
        IMAGE
        Nora Selfie
        Hasta el coño del feminismo
        Martes, 06 Febrero 2018
        Si fuera feminista diría eso de hasta los ovarios; y en caso de ser una de esas pijas con aires de superioridad, hasta...
      • Ricardo Sáenz de Ynestrillas

        Ricardo Sáenz de Ynestrillas

        
        IMAGE
        Ricardo Sáenz de Ynestrillas
        Bailando con lobos...entre dos aguas
        Miércoles, 10 Enero 2018
        Iceta reclama que el Estado perdone parte de los 52.000 millones de euros que debe Cataluña... Iceta pedirá el...
      • Rubén Navas

        Rubén Navas

        
        IMAGE
        Rubén Navas
        Puigdemont: el héroe de la falsa izquierda
        Jueves, 25 Enero 2018
        Érase una vez, un señor llamado Carles Puigdemont, presidente de paja de Cataluña, liberal, conservador,...
      • Salvador Sostres

        Salvador Sostres

        
        IMAGE
        Salvador Sostres
        Sólo una vez
        Lunes, 12 Febrero 2018
        Un hombre tiene derecho -esa clase de derechos que en fin- a complicarse una vez la vida. Cada hombre tiene el derecho...
  • Sucesos
  • Identitarios
  • Sociedad
  • Finanzas
  • Gente y TV
  • Historia
  • Feminismo
  • MD Sports
  • Humor
  • Sexo

Carta del Director

El patriotismo español del siglo XXI: entre Facebook y la náusea permanente

Asistimos estos días impávidos, con un cierto cariz perdido entre la desafección habitual y algunas gotas de indiferencia a la no por previsible menos sentida autodisolución del enésimo proyecto revolucionario que, en los últimos años, intentó enarbolar bandera en el panorama político patriótico-identitario de nuestro país: la Mesa Nacional por la Revolución.

Uno de sus miembros fundadores y 'alma mater' de la organización, el prestigioso abogado castellano Nacho Toledano, era a última hora de este miércoles de ceniza el encargado de hacer pública el acta de defunción oficial de una Mesa que tuvo visos de ser nacional... y acabó por convertirse en poco menos que tresillo de saldo.

Desaparecía así apenas diez meses después de ver la luz, un ilusionante proyecto que despegaba en apogeo de la primavera del 2011 con la utópica voluntad de aglutinar falangistas, patriotas, viejas y nuevas glorias del nacional-sindicalismo, militantes revolucionarios y nombres propios llegados a lo largo y ancho de nuestras fronteras, convocados en pos y alrededor de un mismo objetivo en común: luchar por una España mejor que legar a nuestros hijos.

Al final, y como viene siendo tónica de costumbre, no ha podido ser. Razones hay muchas, y tiempo habrá para analizarlas en profundidad y tomar buena nota. Como apuntaba ayer en su columna habitual mi compañero de trinchera y sin embargo amigo Nacho Toledano, "resulta evidente que nuestras circunstancias personales –nuestras vidas privadas- constituyen un lastre intolerable en nuestra actividad política. Nuestras carreras profesionales obstaculizan el ejercicio de nuestra vida pública. Nosotros somos revolucionarios a tiempo parcial. Personas que –sumidas casi siempre en los vendavales de lo humano- no pueden dedicar todos sus esfuerzos y energías a la consecución práctica de su visión del mundo. Una especie de políticos por horas incapaces de transformar la sociedad no sólo por falta de medios materiales o humanos sino –sencillamente- por falta de tiempo concreto para poder hacerlo. Mucho se ha venido hablando sobre esta cuestión. Yo me cuento entre los que creemos que la verdadera Revolución del nacionalsindicalismo empezará –precisamente- el día en el que podamos contar con una veintena de agitadores profesionales -y liberados- que, no teniendo otra cosa que hacer, se dediquen a extender y a consolidar nuestros núcleos activos a lo largo y ancho de España".

Y no le falta razón al bueno de Nacho.

Sin embargo, y si se nos permite el dardo, sin más voluntad y mayor notoriedad que la que nos atribuye y confiere el altavoz desde esta tribuna mediática de prensa rebelde y contra-sistema (que no es poca) hay circunstancias que van mucho más allá de las simples 'personales' o de tan socarradas ya cansinas de falta de compromiso habituales.

bandera-de-espana-grande

El intrínseco afán de protagonismo hispano, la envidia enquistada que se mueve y nos guía en cada uno de nuestros actos, la permanente dosis de personalismo a la que, contra más torpe más se persigue y la siempre presente animosidad perpetua, nos está matando desde dentro. Aquí, no nos unimos para sumar: nos sentamos en bloque para figurar. No buscamos formar un gigante entre mil enanos; queremos ser el enano bajo el que crezca el gigante. Somos tan absolutamente inútiles (con perdón de la expresión) que no llegamos al campo de batalla porque ya nos hemos descuartizado entre nosotros en las trincheras.

Mientras España se desangra víctima de la desafección, el paro, la corrupción y una crisis económica sin precedentes; cuando nuestro país más nos necesita, cuando la calle nos reclama entre voces y gritos desgarrados, seguimos perdiendo el tiempo enroscados de manera perenne entre debates perpetuos sobre si son galgos o podencos.

Señores, hasta que aquí y de una vez por todas se dejen al margen personalismos de opereta; mientras no abramos las puertas de nuestro club de tertulia para ser parte de un gran ente común, hasta que no nos entre en la cabeza que el verbo a conjugar no es el YO sino el NOSOTROS, en España, por mil y una mesas nacionales o falanges versión XXL que se quieran constituir sobre fuegos de artificio, no hay vida más allá del chiringuito político.

Cuando nuestros vecinos europeos afloran la lanza y, entonando La Marsellesa, aúpan al Frente Nacional de Marine Le Pen hasta los Campos Elíseos, en España seguimos con el sainete en mano en cerrada y permanente masturbación política constante, mirándonos al ombligo de manera empezinada y resolviendo la ecuación al revés: no es de fuera hacia dentro... sino desde dentro hacia fuera. Hasta entonces, por mal que nos pese a muchos, y por más buena voluntad que se presuponga a unos pocos, no hay vida inteligente más allá de los debates necrológicos sobre Divisiones Azules y héroes de zarzuela.

Afortunada fue la Providencia contextualizando a los grandes tótems políticos del nacionalismo español a principios del siglo pasado. Si la contienda llega a retrasarse hasta nuestros años, o si la generación actual hubiese sido contemporánea de la victoria en las urnas del Frente Popular, aquí todavía se estaría discutiendo entre gritos quien toma el mando y se pone al frente del Alzamiento Nacional.

Los patriotas, tan admirados antaño, se han acabado convirtiendo en una sarta de ovejas sectáreas que siguen a ciegas al líder con fervor mesiánico. Más allá de Facebook, Twitter y las mil y una redes sociales, el españolismo se pudre guardado en una vieja guardilla entre polvo y ladillas.

El patriotismo del siglo XXI no existe más allá de un mísero enlace de Facebook. Hemos cambiado soldados por friki-fachas; líderes de postín por dirigentes de opereta y gentes fieles y leales por un atajo de traidores y miserables egoístas incapaces de dejar de mirarse permanentemente al ombligo.

Permanezcan en la memoria épocas gloriosas en la que nuestros militantes eran admirados incluso más allá de nuestras fronteras por hacer toda una forma de vida de su devoción y amor a una bandera. Hasta entonces y para siempre, Descanse en paz, España.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.