• Portada
  • España
  • Opinión
      • Alejo Vidal-Quadras

        Alejo Vidal-Quadras

        
        IMAGE
        Alejo Vidal-Quadras
        FAES: de la tarea a la coartada
        Viernes, 20 Enero 2017
        La abundante producción de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales en sus tres décadas de existencia...
      • Alejandro Cao de Benós

        Alejandro Cao de Benós

        
        IMAGE
        Alejandro Cao de Benós
        El superhéroe americano
        Domingo, 22 Enero 2017
        El robo como deporte es algo habitual en España y otros países. Recuerdo un funcionario del Ministerio de Asuntos...
      • Andrés Santo

        Andrés Santo

        
        IMAGE
        Andrés Santo
        La encrucijada del PSOE
        Miércoles, 19 Octubre 2016
        La crisis no solo se ha llevado por delante a millones de trabajadores y clases medias en nuestro país, que han...
      • El Aguijón

        El Aguijón

        
        IMAGE
        El Aguijón
        Odiadores profesionales
        Lunes, 02 Enero 2017
        Corría el día 2 de enero de 1492 cuando Isabel I de Castilla, con el apoyo de las tropas aragonesas de Fernando II,...
      • Enrique Area Sacristán

        Enrique Area Sacristán

        
        IMAGE
        Enrique Area Sacristán
        El antimilitarismo de la progresía
        Domingo, 05 Octubre 2014
        El antimilitarismo de la progresía es, como la mayor parte de las actitudes negativas, un implícito reconocimiento de...
      • Inma Sequí

        Inma Sequí

        
        IMAGE
        Inma Sequí
        Esta vez las campanas sonaron por ti, Iñaki Ellakuria
        Viernes, 23 Diciembre 2016
        Permite que me ahorre cualquier tipo de cortesía, Iñaki. Entre otras cosas, porque siempre me ha gustado ser...
      • Iñaki Anasagasti

        Iñaki Anasagasti

        
        IMAGE
        Iñaki Anasagasti
        El Fiscal y la nieta de Carrero
        Viernes, 20 Enero 2017
        La nieta de Carrero Blanco ve "un disparate" pedir cárcel por tuits sobre su abuelo, y ha escrito una carta...
      • Jordi de la Fuente

        Jordi de la Fuente

        
        IMAGE
        Jordi de la Fuente
        Elecciones: regalando idiotez
        Sábado, 19 Diciembre 2015
        Tan-tan-taaaan, tan-tan-taaaan, tan-tan-tan-tatáááááán... llegan las Navidades, llega la ilusión, llegan las...
      • Juan Vicente Santacreu

        Juan Vicente Santacreu

        
        IMAGE
        Juan Vicente Santacreu
        La España de las dos velocidades
        Viernes, 20 Enero 2017
        He dicho muchas veces que la enfermedad nacionalista se cura viajando. Es más, el viajar enriquece tanto que cuando...
      • María Jamardo

        María Jamardo

        
        IMAGE
        María Jamardo
        No aplaudo tu gesto
        Domingo, 17 Enero 2016
        No eres más mujer, ni mejor profesional, porque hayas decidido ser madre.
      • Nacho Toledano

        Nacho Toledano

        
        IMAGE
        Nacho Toledano
        'Cartas al vacío' de Gemma Serradell... Versos sobre nosotros mismos
        Lunes, 02 Enero 2017
        Sabemos que el valor no es aquella concatenación de gestos ampulosos y de palabras vanas a la que nos han acostumbrado...
      • Pilar Rahola

        Pilar Rahola

        
        IMAGE
        Pilar Rahola
        ¿Qué le pasa al PDECat?
        Domingo, 15 Enero 2017
        La tendencia a dispararse tiros en el pie es propia del sobe­ranismo. Hubo un tiempo en que era práctica recurrente...
      • Ricardo Sáenz de Ynestrillas

        Ricardo Sáenz de Ynestrillas

        
        IMAGE
        Ricardo Sáenz de Ynestrillas
        De Fascista a Rojo: Ynestrillas se explica
        Viernes, 21 Agosto 2015
        Cambiar de forma de pensar es legítimo. San Pablo perseguía cristianos hasta la muerte antes de convertirse en uno de...
      • Salvador Sostres

        Salvador Sostres

        
        IMAGE
        Salvador Sostres
        Roca contra Trump
        Viernes, 20 Enero 2017
        El exdiputado de Convergència, Miquel Roca, publicó ayer un artículo en La Vanguardia lamentando el estilo brusco y...
  • Sucesos
  • Identitarios
  • Sociedad
  • Finanzas
  • Gente y TV
  • MD Sports
  • Sexo
  • Vídeos MD
  • Hemeroteca
  • Descuentos

Dom01222017

Última actualizaciónDom, 22 Ene 2017 4pm

Mi Princesa Roja

princesa-roja

Con cierta perspectiva, me he podido parar a escribir unas líneas sobre Mi Princesa Roja. La sorpresa teatral del año 2.015 que se acaba de ir. Yo creo que el musical Mi Princesa Roja es magnífico. Dirigido y producido por Alvaro Saénz de Heredia -del que también es el guión inspirado en El Hombre al que Kipling dijo Sí de nuestro admirado Petón- se está representando con éxito en el Teatro Arlequín de Madrid. La obra es magnífica y, además, está magníficamente representada. Talento actoral. Irene Mingorance, Sonia Reig, Juan Carlos Barona, Nacho Brande, Cecilia Regino... nos pasean de forma convicente por aquel Madrid de la Falange y nos ofrecen una visión en esencia ajustada de los diversos personajes de este drama. Y digo en esencia porque Mi Princesa Roja no es una crónica exacta de aquellos acontecimientos ni, tan siquiera, es un drama histórico en estricto sentido. Se trata de una desgarradora historia de amor. Un ejercicio de creatividad musical que tiene a la Princesa Brivesco y a José Antonio como protagonistas. Pero ello no quita que el guión y, ante todo, la excelente y adecuada profundización en los personajes por parte del elenco de actores, haya sabido encontrar el alma de la historia que cuenta. Todo lo que de pasión y verdad hubo en aquellos años decisivos.

Es maravilloso constatar que, a pesar de la recesión y del desolador panorama político y social de nuestro país, existe una cantera de actrices y de actores briilantes. España como espacio de talento y de creatividad. Raro es el día que no descrubramos a alguien interpretando asombrosamente bien en el cine, en el teatro o en la televisión. Yo me alegro muchísimo de haber descubierto en esta obra actrices y actores tan sólidos y convincentes. Son la clave del éxito de esta historia.

Mi Princesa Roja nos demuestra que se pueden hacer las cosas muy bien contando nuestra triste historia. Trabajo, iniciativa y rigor. Y soluciones técnicas imaginativas y audaces a la hora de suplir en escena la falta de medios de una superproducción teatral con una más que sobrada holgura. Mi Princesa Roja nos alegra la vida, y demuestra que nuestros hitos políticos -las circunstancias históricas que han hecho del falangismo un movimiento político dotado de caracteres propios- pueden dar lugar a interesantísimas manifestaciones culturales. No estamos muertos. Tenemos todavía mucho que decir y que hacer en esta España triste y confusa de 2.016. Y este musical es una buena prueba de ello.

Pero es que, además de todo, es de nuestra propia vida -ni más ni menos- de lo que se trata en Mi Princesa Roja.

En efecto, Mi Princesa Roja cuenta un trozo de nuestras propias vidas. Precisamente, y tal vez por eso, resulta emocionante y conmovedora. Mi Princesa Roja pulsa los íntimos resortes que forjaron nuestra personalidad y trata, de manera asombrosamente brillante, de aquellos lejanos acontecimientos que han determinado nuestra forma de ser y de sentir. Esas circunstancias históricas que, desarrolladas en aquellos años convulsos y violentos, estaban a la vez construyendo la particular trayectoria personal de cada uno de nosotros. Mi Princesa Roja nos llega al corazón porque, al contarnos lo que pasó en nuestros años fundacionales y en el periplo personal y político de José Antonio Primo de Rivera, también nos está contando -por encima del tiempo y del espacio- lo que ha pasado en nuestras vidas. Aquellos sucesos influyeron en nosotros de forma irreversible, y determinaron lo que somos, lo que fuimos y lo que seremos. En cierta forma, es nuestra propia vida la que está en el escenario junto a la de Elisabeth y José. Su historia nos hace trasladarnos a los oscuros recovecos de la nuestra. Y es que, casi sin darnos cuenta, nos hemos hecho mayores. Cumpliendo, un año tras otro, mientras organizábamos nuestra vida alrededor de la llamada que, desde las brumas de un pasado mítico y heróico, nos hizo -en un momento u otro- aquel hombre joven al que mataron a los treinta y tres años. La epopeya de José Antonio y de los años fundacionales del nacionalsindicalismo. Todos nos vemos reflejados en aquel pedacito de la Historia de España porque nosotros -los falangistas- lo contemplamos como algo dolorosamente propio y familiar.

Mi Princesa Roja conmueve porque nos muestra el escenario desolador de una vida deshecha. Una ilusión que, arrancada de raíz de la tierra seca de España, se torna imposible en la búsqueda de visiones originales de convivencia y de concordia. El triunfo de la Muerte que -no es algo casual- sirve de hilo conductor al relato de principio a fin, y que se mueve, majestuosa y terrible, entre el odio y la sangre de los españoles enfrentados. Una Muerte maravillosamente bien interpretada por la fantástica Sonia Reig (como he visto la obra dos veces he podido ver a Sonia Reig también absolutamente brillante en el papel de la Princesa). Una desolación destructora que, sin embargo, deja abierta la esperanza al sueño de un país más habitable y solidario.

Mi Princesa Roja conmueve porque nos habla de una historia de soledad y de un destino trágico. La soledad de un José Antonio en lucha por su idea de la Revolución. Nosotros conocemos muy bien la soledad. La soledad de los desposeídos y de los descartados. La soledad de los que nos hemos atrevido a soñar con mundos más justos y con personas libres. La soledad de los que hemos perdido alguna vez todo y la soledad de los que no nos resignamos al fracaso y a la derrota. Ese es el José Antonio que interpreta un extraordinario Juan Carlos Barona. Siempre solo y siempre rebelde. Triunfando por encima de la muerte y del olvido, y enfrentándose a las circunstancias trágicas que, de forma inexorable, lo iban condenando a muerte a desde su Discurso del Teatro de la Comedia en Octubre de 1.933. Incluso antes de la fundación de Falange, porque la obra ha sabido plasmar a la perfección este sentido trágico tan hondamente joseantoniano, y que se entiende a través de las elementos adversos que -con la puntualidad de un siniestro reloj- se fueron concatenando hasta terminar en su fusilamiento. Impresionante escuchar la parte final del Testamento en un escenario en la penumbra de un hombre solo enfrentado a su final. Qué bien conocemos y qué bien conectamos con ese José Antonio de los últimos días que Juan Barona ha sabido entender e interpretar con sinceridad y con convencimiento.

Mi Princesa Roja conmueve porque nos habla de una historia de amor imposible. Un mismo amor y dos posibles caminos a recorrer. Elisabeth y José Antonio podrían vivir un amor feliz, largo y seguro muy lejos del terrible conflicto español. Sin embargo, en la grandeza evidente de las renuncias decisivas, ese amor nunca podrá ser. El ejemplo de compromiso y de sacrificio que José Antonio ha legado a varias generaciones de españoles. El eterno dilema entre el amor y el deber, resuelto de la manera triste y desesperanzada que todos conocemos. Maravillosa Irene Mongorance como Elisabeth Asquith. Elegante, bellísima y sutil, ha interpretado de forma efectiva y creíble a la Princesa Brivesco. Las historias de amor bonitas no suelen tener finales felices. España, para lo bueno y para lo malo, no es Hollywood. La pasión, la renuncia y la derrota, la triste frustración y el recuerdo doloroso de las horas vividas, los sinceros sentimientos de pérdida y de desolación, los errores y las grandes y pequeñas miserias cotidianas. Todo eso, y mucho más, es Mi Princesa Roja. Imprescindible.

>>>>>  Nacho Toledano | Mi Princesa Roja... a dónde vamos y de dónde venimos

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.