• Portada
  • España
  • Opinión
      • Alejo Vidal-Quadras

        Alejo Vidal-Quadras

        
        IMAGE
        Alejo Vidal-Quadras
        El gigante cobardón
        Domingo, 18 Febrero 2018
        Unos amigos míos tenían un Cairn terrier que respondía al nombre de Boly. Era un perro alegre, juguetón y...
      • Andrés Santo

        Andrés Santo

        
        IMAGE
        Andrés Santo
        La encrucijada del PSOE
        Miércoles, 19 Octubre 2016
        La crisis no solo se ha llevado por delante a millones de trabajadores y clases medias en nuestro país, que han...
      • Enrique Area Sacristán

        Enrique Area Sacristán

        
        IMAGE
        Enrique Area Sacristán
        Carta a la ex-Comandante Zaida Cantero
        Miércoles, 05 Abril 2017
        Estimada ex compañera, Comandante Zaida: He leído hoy en prensa que quieres quitar a los "pater", como apoyo...
      • Erik Encinas

        Erik Encinas

        
        IMAGE
        Erik Encinas
        Maduro mírate al espejo y luego hablamos
        Martes, 13 Febrero 2018
        El dictador Nicolás Maduro se piensa que sus ideas retrógradas y erróneas son las mejores. Pero a día de hoy, se ha...
      • Inma Sequí

        Inma Sequí

        
        IMAGE
        Inma Sequí
        Esta vez las campanas sonaron por ti, Iñaki Ellakuria
        Viernes, 23 Diciembre 2016
        Permite que me ahorre cualquier tipo de cortesía, Iñaki. Entre otras cosas, porque siempre me ha gustado ser...
      • Iñaki Anasagasti

        Iñaki Anasagasti

        
        IMAGE
        Iñaki Anasagasti
        La Sexta es una máquina de manipular
        Domingo, 18 Febrero 2018
        La Sexta es una caja de manipulación continua. Roures consiguió ese espacio para mover sus intereses y su ideología....
      • Jesús Muñoz

        Jesús Muñoz

        
        IMAGE
        Jesús Muñoz
        Todos de acuerdo en ampliar la Mentira Histérica
        Sábado, 17 Febrero 2018
        En contra de la Ley de Memoria Histórica debería votar todo diputado con moral, sentido de la justicia, amor, o al...
      • Jordi de la Fuente

        Jordi de la Fuente

        
        IMAGE
        Jordi de la Fuente
        Esta mierda no es Barcelona
        Sábado, 19 Agosto 2017
        Estaba fuera de Barcelona y vine corriendo a la ciudad. Me metí de lleno en el barrio del Raval, porque en Las Ramblas...
      • Jordi Garriga

        Jordi Garriga

        
        IMAGE
        Jordi Garriga
        El negocio de la solidaridad
        Miércoles, 21 Febrero 2018
        El reciente escándalo que ha tenido como protagonistas a empleados de Intermon Oxfam en Haití, donde parece ser que...
      • Juan Vicente Santacreu

        Juan Vicente Santacreu

        
        IMAGE
        Juan Vicente Santacreu
        Tabarnia, independentistas de separatistas
        Lunes, 19 Febrero 2018
        Quizá aún quede algún despistado por ahí que se pregunte qué coño es eso de Tabarnia y a qué viene tanto...
      • Miguel Bernad

        Miguel Bernad

        
        IMAGE
        Miguel Bernad
        Una nueva profesión que no exige titulación ni formación: analista político
        Sábado, 10 Febrero 2018
        En los últimos años aparecen en las tertulias televisivas personajillos a los que se califica, o se auto califican,...
      • Nacho Toledano

        Nacho Toledano

        
        IMAGE
        Nacho Toledano
        Algunas reflexiones sobre el caso Blanquerna
        Domingo, 26 Noviembre 2017
        Agotadas todas las vías procesales ordinarias, se ha decretado por parte del Tribunal Constitucional una suspensión...
      • Nora Selfie

        Nora Selfie

        
        IMAGE
        Nora Selfie
        Hasta el coño del feminismo
        Martes, 06 Febrero 2018
        Si fuera feminista diría eso de hasta los ovarios; y en caso de ser una de esas pijas con aires de superioridad, hasta...
      • Ricardo Sáenz de Ynestrillas

        Ricardo Sáenz de Ynestrillas

        
        IMAGE
        Ricardo Sáenz de Ynestrillas
        Bailando con lobos...entre dos aguas
        Miércoles, 10 Enero 2018
        Iceta reclama que el Estado perdone parte de los 52.000 millones de euros que debe Cataluña... Iceta pedirá el...
      • Rubén Navas

        Rubén Navas

        
        IMAGE
        Rubén Navas
        Puigdemont: el héroe de la falsa izquierda
        Jueves, 25 Enero 2018
        Érase una vez, un señor llamado Carles Puigdemont, presidente de paja de Cataluña, liberal, conservador,...
      • Salvador Sostres

        Salvador Sostres

        
        IMAGE
        Salvador Sostres
        Sólo una vez
        Lunes, 12 Febrero 2018
        Un hombre tiene derecho -esa clase de derechos que en fin- a complicarse una vez la vida. Cada hombre tiene el derecho...
  • Sucesos
  • Identitarios
  • Sociedad
  • Finanzas
  • Gente y TV
  • Historia
  • Feminismo
  • MD Sports
  • Humor
  • Sexo

Sáb02242018

Última actualizaciónVie, 23 Feb 2018 7pm

Esa Falange que no grita

jose-antonio-falange

En mi opinión, la defensa a ultranza de la unidad de España –en este año difícil y convulso de 2.017- esconde graves peligros de naturaleza moral. Unos peligros que, conectados de forma íntima y estrecha con nuestra manera de entender el nacionalsindicalismo, pueden hacernos incurrir en un dilema ético y en una contradicción intolerable.

No podemos separar el concepto de unidad nacional del de la existencia de un proyecto nacional ilusionante y prioritario. Sin la postulación de un modelo republicano y sindicalista en el marco de una Revolución, la unidad nacional es un concepto hueco y una idea reaccionaria. La Patria no existe sin proyecto nacional. La Patria no existe sin una redención moral y material de la miseria y sin una transformación revolucionaria de nuestra sociedad. Todo lo que no comprenda esto no es más que pura trompetería imperial.

Por eso, la defensa numantina de España frente a la ofensiva salvaje del secesionismo catalán esconde una trampa moral insalvable. Porque si no dejamos claro que nuestra idea de unidad está inseparablemente unida a esta lucha republicana, sindical y revolucionaria, lo que acabamos defendiendo no es otra cosa que la organización territorial del Régimen de 1.978: el llamado Estado de las Autonomías. Una concepción de España exclusivamente territorial: aquella que respalda el orden decimonónico administrativo provincial bajo el lazo común de la Corona. La España de Felipe VI en definitiva.

Para eso no hacemos falta los falangistas. Porque defender la unidad nacional de esta forma no nos separa –en nada- de la más rancia extrema derecha del grito rojigualdo y del pasodoble apolillado. La gaita y la lira una vez más en el recuerdo y para su adecuada lectura. Porque esa vieja España cuenta con instrumentos de sobra para defenderse y porque ya se sirve de una amplísima legión de servidores públicos que trabaja en su respaldo y sostenimiento. Esa España injusta y administrativa que, con toda la fuerza del Estado y de sus instituciones, se está defendiendo del golpe secesionista mediante una simple aplicación de la Constitución y de las leyes. Una mera defensa legal que, sin abrir un debate político correlativo y paralelo sobre la vigencia de nuestra actual organización territorial, tan sólo servirá para poner un parche en esta inmensa vía de agua.

Me gusta pensar que existe un falangismo que no grita. Un falangismo que, alejado de las formas huecas y de las actitudes violentas, está pugnando por encontrar su sitio –un sitio humilde pero cómodo- dentro del panorama político español. Y la verdad es que no está nada fácil porque –de forma mayoritaria y visceral- los restos de aquello que conocemos como falangismo –jirones de tal organización, retales de la otra y rasgones de la de más allá- se ha mostrado asilvestrado y gritón en extremo en los últimos tiempos. Un falangismo que gesticula con una violenta vehemencia y otro falangismo que aburre con un indisimulado hastío. Unos y otros integran la versión más negativa de nosotros mismos y unos y otros se han mostrado incapaces –nos hemos mostrado incapaces- de ofrecer ante los españoles una propuesta netamente falangista y moderna: de brindar nuestro puñadito de soluciones a los gravísimos problemas que sufren nuestros ciudadanos.

Malos tiempos para el falangismo. Malos tiempos para Falange y para el nacionalsindicalismo. Sumidos en la negra confusión de una carrera en círculo hacia ninguna parte: pocos, dispersos e incapaces de dar una respuesta política válida y nítida en estos tiempos de crisis nacional.

Me gusta pensar que no somos pocos los falangistas que pensamos que no es momento de demostraciones de violencia estéril o de concentraciones públicas de objetivos desmesurados que tan sólo sirven para exhibir lo exiguo de nuestra fuerza, así como la total desvinculación de nuestros colores con la realidad de nuestra ciudadanía y con el pulso de la calle.

En mi opinión, este no es momento para la algarada ni para la confusión. Es el momento de hablar con sosiego y con tranquilidad allá donde nos dejen. Es el momento de explicar con calma nuestro propio proyecto nacional en círculos forzosamente pequeños. Es el momento de la política municipal y de los auditorios limitados. Es el momento de nuestra reorganización y de nuestras reformulaciones doctrinales. Es el momento de hablar mucho entre nosotros y con los demás, de escribir mucho y de pensar mucho, y de calibrar sosegadamente hacia dónde debemos ir y con quién. Es el momento de conectar unos con otros y de reagrupar nuestras escasas fuerzas. Es el momento de dar una oportunidad a la Falange por encima del tumulto gritón de una protesta estéril y de una actitud extraña a nuestra esencia más íntima y querida.

Nacho Toledano.
Abogado. Publicado en El Blog de Nacho Toledano

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.