Back Usted está aquí: Inicio Opinión Columnistas de opinión

Columnistas de opinión

Europa, a su tiempo

europa-ue

Afirmar a bocajarro que la idea de Europa ha fracasado no sería ni riguroso ni objetivo, porque es cierto que al viejo continente, aunque sólo sea en base a su experiencia vital y diversidad, lo respalda una historia forjada por guerras, entreguerras y alianzas, que han hecho mucho más firme y veraz lo que pone en común su trayectoria y la necesidad de cooperación, frente a lo que hoy nos demuestra la inviabilidad del "europeísmo imprescindible" que, hasta la fecha y coloquialmente hablando, hemos comprado a ciegas.

Leer más...

El error de O'Brien

nacionalismos

El error crucial de O´Brien, Conor Cruise O´Brien, Godland: Reflections on Religion and Nationalism, Harvard University Press, Cambridge, Mass, 1988, no es algo que haya que desenterrar arduamente a partir de sus supuestos subyacentes. Es proclamado de viva voz para que todos lo oigan:

"Es imposible concebir una sociedad organizada sin nacionalismo, y ni siquiera sin un santo nacionalismo, porque cualquier nacionalismo que no sea capaz de inspirar reverencia no podrá ser una fuerza vinculante efectiva".

Leer más...

Fascistas; por Ricardo Sáenz de Ynestrillas

artur-mas-santjaume

Mas y su gobierno pretenden celebrar, en noviembre, un referéndum que atenta directamente contra el único sujeto de la soberanía española: el pueblo español en su conjunto.

Leer más...

Los tres Golpes de Estado del Estado

golpe-23f

Aunque normalmente se denomina golpe de Estado a un cambio político impuesto por la fuerza, permíteme que en referencia a España les llame "golpes del Estado" porque aquí quien ha dado los últimos golpes de Estado ha sido siempre el propio Estado. O por lo menos, en los últimos cincuenta años. Ya ves, en España hasta el Estado nos da golpes y cuando no, "ostias".

Leer más...

La burbuja política

rajoy-congreso

Hemos sufrido de forma directa y devastadora, las consecuencias de una crisis mundial que a España nos ha devuelto no sólo a la realidad más dura e implacable en lo económico para recordarnos que no podemos ni debemos permitir que nos obliguen a vivir por encima de nuestras posibilidades; sino que, nos ha enfrentado a la innegable dosis de crudeza que supone encontrarse con uno mismo para descubrir que aquello que creíamos ser en realidad, era sólo un "espejismo" y nunca mejor dicho.

Leer más...

Crimea and Catalonia

crimea

Lluís Bassets alertaba en un artículo del riesgo que el soberanismo catalán se reflejara en el espejo de Crimea, y explicaba, con razón, las múltiples contingencias que hacen de Crimea un caso incomparable a los procesos escocés y catalán. Lo que Lluís no decía es que esa misma distorsión la aplica, también, "el otro lado", en palabras de un ministro Margallo que sale escopetado a decirle a Europa que no permita un referéndum en Crimea. Y, por supuesto, cuando dice no a Crimea, piensa en Catalunya. En ambos casos, el paralelismo demuestra grave ignorancia histórica, incapacidad para leer las claves del conflicto y anteojeras localistas para mirar el mundo.

Leer más...

La manipulación de la historia

senyera

La ventaja de la historia es que hace posible encontrar en el pasado lo que resulta indispensable, o conveniente, para las necesidades del presente. La historia de España no ha sido una excepción. Reflexionando sobre ella, Santos Juliá apuntaba con razón que tras su viaje por nuestra trayectoria en común una cosa parecía segura: "que la representación del pasado cambia a medida que se transforma la experiencia del presente". Por eso cuando los hechos históricos se resisten a lo que en un momento se precisa, cabe recurrir a "reinventarlos". Ello permite convertir costumbres que apenas alcanzan una centuria en tradiciones seculares, considerar héroes de una causa a personajes que batallaron por otra muy distinta, y entender como hechos fundadores circunstancias que en su día respondieron a necesidades que nada tienen que ver con las que se les atribuye. Pero es igual, dice Blanco: lo importante es el efecto político que con ello se consigue y no la certeza científica sobre las que esas afirmaciones se construyen. Y ello porque el nacionalismo concibe la historia, antes que nada, como una fuente de legitimidad política. Según ha escrito Fernando Savater, se trata de la historia no "en cuanto lección de lo que ha sucedido, sino en tanto programa regenerador de lo que tiene que pasar", de la "historia como condición de la política a seguir", pues "los nacionalismos que reclaman reparación se declaran damnificados por la historia y exigen el tipo de ayudas que esperan las víctimas de una inundación o un terremoto de los poderes públicos". Y continúa Savater: "Dado que la historia , en cuanto simple constatación documental de sucesos, no parece bastante perentoria como fuente de derechos políticos, los nacionalistas utilizan un aparato legendario apoyado mucho más en la estructura mítica que en la investigación cientifica". Solo la aceptación generalizada de esa impostura permite explicar, entre otras cosas, que pueda hablarse en el debate político español con total normalidad de nacionalidades históricas y regiones que, aunque no llegue a explicitarse, se supone que carecen de ese bien tan apreciado, y que serian, por tanto, regiones sin historia.

Leer más...

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso. Puede obtener más información sobre nuestra política de cookies, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en el portal oficial del Ministerio del Interior del Gobierno de España.