Back Usted está aquí: Inicio Opinión Columnistas de opinión

Columnistas de opinión

Una nueva Transición

suarez-transicion

Es difícil hacerse una idea, sin haber sido testigo directo de la historia, de lo que realmente significó la Transición en España. Para quienes hemos nacido en democracia y vemos el derecho al voto como algo natural, nos expresamos con libertad y podemos significarnos políticamente por convicción y sin necesidad de escondernos para hacerlo, todo lo que representa el pasado, queda desdibujado en un cierto halo de recuerdo que conocemos por boca de nuestros padres y abuelos y que a buen seguro habrá dulcificado el paso del tiempo, que todo lo cura y que se encarga de poner, siempre, cada cosa en su lugar.

Leer más...

Suárez, el “If” de Kipling

adolfo-suarez2

Durante años mantuve en mi conciencia cierto resquemor y profundo rechazo por Adolfo Suárez. Por haber "traicionado" un régimen en el que realizó su carrera política, dirigió TVE y en el que fue ministro Secretario General del Movimiento. Por haber traicionado su juramento, como el rey, de cumplir su cargo con "estricta fidelidad a los principios del movimiento y leyes fundamentales del reino". Por haber dado paso a una "Transición" que permitió la legalización del Partido Comunista y la Amnistía del 77. Por haber dado paso a una partidocracia, representación máxima de una pseudodemocracia donde el pueblo sigue explotado, el trabajador marginado y en precario, el ciudadano desamparado, y los derechos sociales siguen siendo papel mojado. Por haber introducido, a través de los Pactos de la Moncloa, el principio de la contratación temporal, para dar paso a la basura de compra venta de trabajo que ahora tenemos. Por habernos perseguido a los jóvenes (adolescentes, en mi caso) que comenzábamos a militar en política defendiendo los principios que Suarez, y el rey, traicionaron tras jurarlos. Por haber sacado por la puerta de atrás a las víctimas del terrorismo tras ser asesinados en brutales atentados para "no provocar" y no crear mayor "alarma social"...

Leer más...

Cultura; por Enrique Area Sacristán

montserrat-catalunya

La capacidad de adquirir nuestra cultura no prejuzga de qué cultura se trata. Las culturas varían dice Gellner, de una comunidad a otra y también pueden cambiar con gran rapidez dentro de una comunidad particular. Tenemos constancia en España que las sociedades pueden cambiar de idioma por decisión "colectiva", por motivos políticos como ocurre en Vascongadas y Cataluña. Gellner pone el ejemplo de una comunidad del Himalaya dedicada al comercio, tras llegar a la conclusión de que el futuro pasaba por integrarse en el estado hindú nepalés y no ya por la cultura, antaño prestigiosa, tibetano-budista del norte, decidió cambiar su propio idioma tribal por el nepalés y trocar el budismo por el hinduismo. Lo que nos indica que los rasgos culturales, aunque a menudo se experimentan como algo dado, pueden someterse a un control deliberado. Las leyes de la transmisión cultural, sean las que sean son sin duda muy distintas de las que rigen la transmisión genética. De hecho, por definición, permiten la retención y la transferencia de las características adquiridas: cabría decir que la cultura es la reserva perpetua, y a veces transformada y manipulada, de rasgos adquiridos. Las consecuencias que ello supone para la naturaleza de la vida social son enormes: significa que la diversidad es amplísima y que el cambio puede ser extremadamente rápido y difícil de asimilar por las organizaciones. El cambio cultural, por ejemplo, que se ha realizado en el sistema de enseñanza militar, eliminando el Oficial tipo héroe idealista del que hablaba Morris Janowitz, "El soldado profesional", dando prioridad, en cambio, a la educación de profesionales del tipo técnico puede desencadenar en el futuro inmediato un vacío doctrinal en la cadena de mando, al igual que se ha producido en la sociedad vasca y catalana en relación con sus afinidades nacionales.

Leer más...

Europa, a su tiempo

europa-ue

Afirmar a bocajarro que la idea de Europa ha fracasado no sería ni riguroso ni objetivo, porque es cierto que al viejo continente, aunque sólo sea en base a su experiencia vital y diversidad, lo respalda una historia forjada por guerras, entreguerras y alianzas, que han hecho mucho más firme y veraz lo que pone en común su trayectoria y la necesidad de cooperación, frente a lo que hoy nos demuestra la inviabilidad del "europeísmo imprescindible" que, hasta la fecha y coloquialmente hablando, hemos comprado a ciegas.

Leer más...

El error de O'Brien

nacionalismos

El error crucial de O´Brien, Conor Cruise O´Brien, Godland: Reflections on Religion and Nationalism, Harvard University Press, Cambridge, Mass, 1988, no es algo que haya que desenterrar arduamente a partir de sus supuestos subyacentes. Es proclamado de viva voz para que todos lo oigan:

"Es imposible concebir una sociedad organizada sin nacionalismo, y ni siquiera sin un santo nacionalismo, porque cualquier nacionalismo que no sea capaz de inspirar reverencia no podrá ser una fuerza vinculante efectiva".

Leer más...

Fascistas; por Ricardo Sáenz de Ynestrillas

artur-mas-santjaume

Mas y su gobierno pretenden celebrar, en noviembre, un referéndum que atenta directamente contra el único sujeto de la soberanía española: el pueblo español en su conjunto.

Leer más...

Los tres Golpes de Estado del Estado

golpe-23f

Aunque normalmente se denomina golpe de Estado a un cambio político impuesto por la fuerza, permíteme que en referencia a España les llame "golpes del Estado" porque aquí quien ha dado los últimos golpes de Estado ha sido siempre el propio Estado. O por lo menos, en los últimos cincuenta años. Ya ves, en España hasta el Estado nos da golpes y cuando no, "ostias".

Leer más...